Los clientes de las pymes, incapaces de cumplir la ley antimorosidad

stop

Las empresas tardan 20 días más que el máximo estipulado en cobrar las facturas pendientes; los periodos medios caen progresivamente desde 2008

El periodo de cobro de las facturas mejora, pero aún incumple con la ley

18 de agosto de 2014 (12:26 CET)

Las pymes tardan 80,7 días en cobrar sus facturas. Es decir, 20,7 más de lo establecido por la ley antimorosidad (con cuatro años de vigencia) pero 35 menos que en el inicio de la crisis, cuando el periodo de cobro estaba en 115,6 días.

Estos datos se refieren al primer trimestre de 2014 y los compara con el mismo período de 2008, según el boletín de morosidad y financiación empresarial de Cepyme publicado este lunes.

Los plazos se reducen

La patronal informa de que al cierre de 2013 los períodos medios de cobro estaban en 81,3 días. Durante el primer trimestre de este año, la media descendió con timidez hasta los mencionados 80,7 días. La reducción de los periodos de cobro ha sido progresiva desde 2008.

Las empresas del sector textil han experimentado, sin embargo, un significativo empeoramiento. En el primer trimestre de 2014, el plazo medio de cobro fue de 95,2 días, 3,7 más que al cierre de 2013.

Sectores castigados

La construcción se situó en segundo lugar, con 94,7 días, cinco más que en el trimestre anterior. Las pymes de esta actividad son las que concentran el mayor riesgo de impago de las facturas pendientes. Según el boletín, el 41% de ellas considera que no llegará a cobrar un 10% o más de la facturación pendiente.

El riesgo de impago es también muy alto en el sector de la industria, donde un 21,8% de las pymes declara que muy probablemente no cobre jamás el 10% de la facturación.

Sectores que mejoran


En el lado contrario se sitúan la hostelería cuyo riesgo de impago (más del 10% de la facturación) lo contemplan el 20% de las empresas.

Según Cepyme, las perspectivas generales de las empresas en cuanto al comportamiento de los plazos de cobro son positivas en todos los sectores de actividad, salvo en comercio y “resto de servicios” donde las previsiones contemplan un ligero empeoramiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad