Los consejeros de Indra vuelven a rascarse el bolsillo por fidelidad

stop

Desde 2011 destinan un tercio de la retribución bruta a comprar acciones de la compañía, una cantidad equivalente a la mitad del neto que perciben

Sede principal de la multinacional Indra.

Madrid, 21 de mayo de 2016 (01:00 CET)

Como vienen haciendo desde junio de 2011, los consejeros de Indra acaban de hacer efectiva la compra de acciones de la compañía como muestra de su compromiso.

Fue una decisión tomada entonces, y comunicada a la junta de accionistas, que sigue vigente y que se adopta a título personal y de manera voluntaria. Aunque, ninguno de los consejeros se la ha saltado nunca. Se cumple de manera tácita. Los títulos comprados en el último se han depreciado un 4%. 

El consejo ostenta el 0,31%

Actualmente, los 13 consejeros de la compañía –incluido su presidente, Fernando Abril-Martorell, desde que en enero de 2015 sustituyera a Javier Monzón– acumulan 515.561 títulos de la consultora tecnológica (el 0,31% del capital), con un valor bursátil actual ligeramente por encima de los cinco millones de euros, con la acción situada por debajo de los diez euros.

Las compras se realizan de acuerdo a un calendario anual prefijado el año anterior, repartidas en cuatro fechas, coincidentes con los primeros días hábiles bursátiles siguientes al de cada publicación trimestral de resultados, en febrero, mayo, julio y noviembre, y con posterioridad a la celebración de las correspondientes sesiones del consejo de administración. 

En esta ocasión, la presentación de resultados se hacía el pasado 9 de mayo, y un día después los consejeros realizaban las compras, como queda reflejada en las comunicaciones realizadas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

La mitad de la retribución neta

Con esta operativa, los consejeros destinan un tercio de la retribución bruta, que equivale aproximadamente a la mitad de la retribución neta, a la compra de acciones, manifestando igualmente su compromiso de mantener la propiedad de las mismas hasta la finalización de su mandato.

En 2015, primer ejercicio de Abril-Martorell como presidente ejecutivo, todos los miembros del consejo de Indra acordaron rebajar por decisión propia su salario un 20% en 2015, hasta los 80.000 euros anuales, para adaptarse a los estándares internacionales y a las recomendaciones del nuevo código de buen gobierno de las sociedades cotizadas.

Rebaja de salario e indemnización de Monzón

No obstante, la remuneración total abonada a los consejeros llegó a los 7,4 millones, casi el doble que un año antes, al incluirse los 3,87 millones que se embolsó el expresidente Javier Monzón como indemnización. Más de un millón por la resolución de su relación contractual y 2,75 millones en concepto de blindaje por no irse a la competencia en dos años, hasta enero de 2017.

Abril-Martorell, por su parte, percibió en 2015 un salario de 711.000 euros, un 22,5% menos de lo que un año antes había cobrado Monzón, y otros 448.000 euros variables por la consecución del 45% de los objetivos cualitativos fijados.

Los títulos de Abril-Martorell, revalorizados un 12%

De lo percibido, el compromiso de compra de acciones obligó al presidente de Indra a adquirir durante el pasado ejercicio 4.538 títulos que, sumados a los 2.552 adicionales adquiridos en marzo y, ahora, en mayo, suman un total de 6.390, por los que ha desembolsado casi 42.000 euros. Además, el 31 de julio de 2015, también acudió al mercado continuo bursátil para adquirir otras 50.000 acciones.

De manera que en los casi dieciséis meses que lleva en el cargo, Abril Martorell se ha dejado 493.000 euros en comprar acciones de la empresa que preside. No le está yendo mal. Las plusvalías latentes superan el 12%.

Pequeña minusvalía en el lustro

Para ver la rentabilidad de estas compras por parte de los consejeros durante el último lustro, lo mejor es coger los datos de alguno de ellos, como por ejemplo los de Isabel Aguilera Navarro, la ex directora general de Google en España.

En su caso, de los 39.196 títulos de Indra que atesora, son 25.213 los que adquirió bajo el compromiso tácito de fidelidad a la empresa. Desembolsó por ellos casi 258.000 euros, y su actual valor bursátil ronda los 247.000, con lo que acumulan una minusvalía del 4%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad