Los dos consejeros delegados de Freixenet: Pedro Ferrer (i) y Andreas Brokemper (d). Freixenet

Los Ferrer y José Luis Bonet retienen el poder en Freixenet

stop

El grupo comenzará en sus cinco mercados principales la integración mientras estudia la nueva cartera de marcas de Freixenet, Mionetto y Henkell

Barcelona, 31 de julio de 2018 (21:21 CET)

El lunes la Comisión Europea autorizó la compra de Freixenet por parte de la alemana Henkell y este martes la nueva compañía ya comenzó a dar a conocer los primeros pasos de la integración. El primero, una ampliación de capital en favor del presidente de honor, José Ferrer Sala, que junto con José Luis Bonet alcanza el 50% de la compañía frente al 49,3% de la cavista que tenían antes del movimiento.

Fuentes de la empresa declinaron comentar si existe una cláusula en favor de Henkell en caso de bloqueo en la junta de accionistas o el consejo de administración. El órgano decisorio estará encabezado por una doble presidencia institucional; José Luis Bonet –que posee el 7% de la empresa— y Albert Christmann, consejero delegado de dr. Oetker –la matriz de Henkell--. También se sentará en la mesa Demetrio Carceller, presidente de Damm y socio de la firma alemana.

Mientras, el poder ejecutivo estará en manos de Pedro Ferrer, hasta mediados de 2016 consejero delegado del líder del cava. Estará acompañado al mismo nivel por Andreas Brokemper, también consejero delegado en la firma alemana de vinos espumosos.

La integración comenzará en los cinco primeros mercados de Freixenet: España, Alemania, Frencia, Reino Unido y Estados Unidos

Los primeros pasos de la unión se producirán en España, Alemania, Frencia, Reino Unido y Estados Unidos, los cinco principales mercados de la empresa. Se comenzará por la compra conjunta de materiales y servicios y se continuará con "la optimización de los procesos de producción y logística, como la cadena de suministro". Este punto podría afectar a la plantilla de Freixenet en Sant Sadurní d'Anoia, que teme recortes laborales.

En el departamento de ventas, ambas estructuras funcionarán de forma coordinada, igual que las carteras de marca y las campañas de comunicación. "Las marcas son y seguirán posicionadas de forma independiente: Freixenet como líder del cava, Mionetto como líder en prosecco y Henkell en los espumosos", garantizan.

El matrimonio entre Henkell yFreixenet

Henkell adquirió 50,7% de Freixenet por 220 millones de euros; una operación que valoró al líder del cava en algo más de 440 millones de euros. La venta se cerró por alrededor de 60 millones de euros menos de los previsto. La explicación oficial fue que la inestabilidad política en Cataluña había sido el origen del recorte.

Sin embargo, las fuentes consultadas por Economía Digital culpaban a las auditorías realizadas y al descarado interés por vender de parte de las familias.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad