Los franquiciados se enfrentan a Restalia por las promociones agresivas

stop

Crean una asociación para pedir una nueva política de precios en 100 Montaditos y La Sureña

Restaurante 100 Montaditos.

18 de noviembre de 2013 (21:12 CET)

El grupo Restalia, dueño de 100 Montaditos, la franquicia española con mayor éxito de ventas, tiene un nuevo frente abierto. Una veintena de franquiciados han creado una asociación para pedir al grupo la rectificación de la política de precios.

Los franquiciados se han plantado frente al grupo para quejarse contra los perjuicios que, según ellos, ocasionan las promociones agresivas, que aumentan la facturación --y por tanto los beneficios de la casa matriz— pero en algunos casos perjudican el beneficio de los franquiciados.

Las ofertas de los lunes

La nueva asociación solicitará esta semana una reunión con el presidente de la empresa, José María Fernández Capitán, y el director de Operaciones, Antonio Escavias. La agrupación pedirá la eliminación o la moderación de las promociones agresivas.

La oferta más cuestionada es la de los lunes, que rebaja los montaditos a 50 céntimos cada uno. Algunos locales han optado por cerrar los lunes para no verse obligados a ofrecer los descuentos.

Los establecimientos están de promoción tres días por semana. A la oferta de los lunes, se suman las de los miércoles y domingos cuando toda la carta está a un euro.

Rebaja de ‘royalties’

La asociación también solicitará una modificación de los royalties, los derechos que los franquiciados pagan a la casa matriz por explotar la marca. Los miembros consideran que el canon no debe ser único y proponen un porcentaje en función de la facturación de cada restaurante.

El grupo Restalia reconoce la nueva asociación pero, en contra de lo expresado por sus integrantes, asegura que la entidad no cuestiona las políticas de la empresa. “Desmentimos rotundamente que esos franquiciados hayan expresado contra Restalia animadversión o descontento con nuestras promociones o con nuestras acciones de marketing ni que hayan planteado bajadas de royalties. Lo que sí pretenden es trabajar en aras de favorecer el crecimiento común”, asegura la compañía.

Competencia territorial

Otra de las grandes preocupaciones de los franquiciados, que invierten unos 250.000 euros por local, es el crecimiento de la marca. Con un esquema comercial adaptado a la crisis de consumo, los locales de 100 Montaditos y La Sureña se expanden por toda España, lo que genera malestar cuando las aperturas se producen en las proximidades de un establecimiento operativo.

“Si tienes un 100 Montaditos, no te colocarán cerca otro local de la misma marca pero sí pueden abrir una Sureña o un The Good Burger, la nueva franquicia de hamburguesas del grupo. Y contra eso, no tienes nada que hacer”, explica uno de los asociados.

Los franquiciados explican que han creado la asociación con buen ánimo negociador para lograr compatibilizar los intereses de la franquicia y del franquiciador. Sin embargo, aseguran que serán firmes en la exposición de sus planteamientos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad