Los hombres de Santos en Gas Natural se quejan de lo mismo que Fainé

stop

El gestor de Electricaribe pide a los clientes que paguen y amenaza con cortes de luz si no se hace un uso responsable de la energía

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia / EFE

Barcelona, 16 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

Los hombres de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, han tardado un mes en darse cuenta de que Electricaribe es una máquina de perder dinero. Hace justo 30 días que el país intervino la empresa, propiedad de Gas Natural Fenosa, ignorando las reivindicaciones de la empresa española. Ahora se queja de los mismo, pero no firma las paces con la compañía presidida por Isidro Fainé.  

Javier Lastra, el gestor de Electricaribe designado por el gobierno de Santos, ya entona el mismo discurso que los responsables de Gas Natural. Ante el alto fraude que sufre la compañía colombiana, Lastra hizo en los últimos días llamamientos a los colombianos a que paguen la luz, amenazando incluso con aquello por lo que se enfrentó a la empresa española: cortes del suministro.  

"Los usuarios deben hacer un buen uso de la energía", dijo, según recoge la prensa colombiana. Es decir, que la consuman con responsabilidad y que la paguen. En caso contrario, podría optar por "racionamientos" de la energía.  

El fraude preocupa ahora a Santos: "Si estas conductas continúan y no se paga la energía, sencillamente les diremos a esos usuarios que se busquen otro comercializador, los denunciaremos penalmente, iniciaremos el cobro jurídico de la deuda, buscaremos una sanción penal y promoveremos la sanción moral", comentó Lastra.    

Más de 1.250 millones de deuda    

La queja de Lastra es exactamente la tesis de Gas Natural, que lleva años denunciando ante las autoridades colombianas el fraude y los impagos que sufre. La compañía calcula que ha dejado de ingresar 1.259 millones de euros por estas causas. Una parte, 56 millones, son impagos por parte de las administraciones, protegidas por la ley contra cortes del suministro.  

El resto corresponde a morosidad de particulares y a fraude. Es decir, clientes que se conectan ilegalmente a los postes de luz. Imágenes como la que se puede ver a continuación hablan por sí solas:  



Gas Natural intentó durante años que el gobierno colombiano tomara cartas en el asunto, implicándose con la detección y la sanción del fraude. Pero las autoridades del país siempre estuvieron más pendientes de reñir a la compañía española por los cortes de suministro, en gran parte consecuencia de la sobrecarga del sistema, como ahora reconoce Lastra.
 
El discurso populista de Santos tuvo su apogeo hace un mes, con la intervención de Electricaribe: su gobierno se erigió en garante del buen servicio ante la malvada empresa privada. Fainé había amenazado una semana antes con no pagar a las generadoras si no se resolvía el problema, y Colombia lo utilizó como pretexto para la intervención.
 
No obstante, ya bajo gestión pública, Electricaribe no pagó a las generadoras en la fecha prevista, y un mes después, todavía está en ello. Recibió hace unos días 470.000 millones de pesos colombianos, unos 150 millones de euros, del gobierno para pagar las deudas con las generadoras, la mayoría de las cuales son públicas.
 
Recurso táctico  

Mientras ven como Santos se estrella contra los mismos problemas que ellos, en Gas Natural empiezan a tomar medidas. La empresa recurrió la intervención de Electricaribe, según adelantó El Economista y confirmaron fuentes del sector. Adujo un defecto de forma, ya que el procedimiento no cumplió la ley colombiana.

Según las mismas fuentes, no se prevé que este recurso revoque la concesión, pero se espera que sirva para que ambas partes se sienten para negociar el futuro de la distribuidora. No ha habido contactos desde la intervención, y en un mes terminan los seis meses de vigencia de las negociaciones bajo el paragua del tratado bilateral España-Colombia.

Cuando venza dicho periodo, el 17 de enero, Gas Natural podrá decidir si recurre al Ciadi, el organismo del Banco Mundial que arbitra en conflictos respecto a inversiones. Colombia también debe decidir en los próximos meses si devuelve Electricaribe, se la queda o la liquida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad