Los ingenieros de Ficosa rechazan el pacto salarial propuesto por la dirección

stop

NEGOCIACIÓN EN LA GENERALITAT

Xavier Pujol, Enric Vilamajó y Carles Sumarroca

03 de noviembre de 2011 (00:03 CET)

La paz social en toda Ficosa no se conseguirá en breve. Este miércoles la plantilla de la sociedad de ingeniería de la multinacional de la automoción, Idneo, ha rechazado la propuesta de incremento salarial propuesta por la familia Pujol. Igual que en el resto de las factorías del grupo, la dirección les concede un aumento de sueldo del 3% este año más un variable del 1% ligado a los resultados globales del grupo. Pero los trabajadores quieren más garantías.

Según han explicado fuentes sindicales, ahora el comité de empresa estudia una contrapropuesta para poner encima de la mesa en la próxima reunión mediada por la Generalitat. Aún no tiene fecha, pero esperan que se celebre a finales de esta semana o a principios de la próxima.

Por otro lado, los sindicalistas de todo el grupo también prepara una iniciativa para que los Pujol la valoren: un plan de medidas para evitar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que los gestores tachan de indispensable para salvar las cuentas de 2011. “Las propuestas pasarán por la flexibilidad, los calendarios laborales y la formación, entre otras medidas”, ha declarado el representante de CCOO en el comité, Ivan Ramos.

Antes de hacer este ejercicio, analizan los planes de producción que la dirección les ha detallado en el encuentro de este miércoles “para cuantificar el excedente laboral”. Según han comentado, desde enero hasta julio llegarán a Viladecavalls diferentes productos procedentes de fabricas que Ficosa tiene en Europa (abandonan los centros de producción de Polonia) y en Catalunya (Fico Mirrors en Mollet del Vallès y Ficotranspar y Ficotriad en Rubí, que se trasladan a Viladecavalls).

Pactos en las diferentes sociedades

Además de Idneo, los directivos de Ficosa tienen pendientes cerrar los acuerdos laborales de Ficotriad y de la factoría de Viladecavalls, la sede central del grupo. En la primera, la negociación empezó a finales de octubre y todas las partes comentan que el acuerdo será, en principio, bastante sencillo si se mantienen las mismas condiciones del resto de factorías catalanas.

El grueso de la masa laboral del grupo se concentra en Viladecavalls, donde trabajan unas 1.000 personas y aún tienen que llegar otros 600 a partir de febrero. Ya se ha cerrado el pacto salarial entre comité de empresa y dirección -también un incremento del 3% con un variable del 1%-, pero no se ha sometido a votación de todos los trabajadores porque quieren refrendar un acuerdo global. Es decir, que también incluya las cargas de trabajo y las garantías de futuro. Este pacto será más complicado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad