Los inversores deciden hacer caja con los títulos de Grífols

stop

El grupo de hemoderivados se deja casi el 14% del valor de su cotización tras presentar unos resultados con 10 millones menos de beneficios de los previstos

El presidente de Grifols, Víctor Grífols | EFE

31 de julio de 2014 (19:29 CET)

Grífols ha sido una de las compañías más castigadas en la última sesión de julio del Ibex 35. El valor del grupo de hemoderivados ha cerrado la negociación con una bajada del 13,97%. El precio final del papel se cambiaba a 33,82 euros tras presentar unos resultados semestrales de 224,8 millones de euros, el 23% más que el mismo periodo del año anterior. Con todo, los inversores esperaban otros 10 millones en el balance y han decidido hacer caja con el valor.

Esta ha sido la decisión de muchos inversores a medio y largo plazo, según el analista de XTB Carlos Díez. “Tenían capital acumulado y han decidido ejecutarlo”, afirma. También ha sido la opción de “alguna mano fuerte”, añade.

Más sinergias con Novartis

Tras la penalización en el parqué, también existe una cierta lentitud del grupo familiar en integrar la división de diagnóstico de Novartis, que adquirió el pasado enero. Desde Self Bank, destacan que se esperaban “más sinergias con la compañía” una vez pasado el periodo de transición.

Grífols también ha sufrido por la fortaleza del euro, un mal que se repite en todas las mercantiles con muchas ventas exteriores. Con todo, ambos analistas coinciden en que la penalización es coyuntural por la fortaleza, precisamente, del negocio. Pocas compañías pueden sacar pecho de pagar un interés del 3,5% por una deuda que supera los 3.000 millones, indica Díez. “Es una empresa muy diversificada”, añaden los analistas de Self Bank.

En los próximos días, pronostican una corrección de la caída abrupta en el parqué.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad