Los March aguantan la respiración en Acerinox para que su inversión no baje de los 500 millones

stop

LA ACERERA INTENTA CAPEAR EL TEMPORAL

Juan Carlos Martínez

Felipe de Borbón le hace entrega de un premio a Rafael Miranda, presidente de Acerinox, en una imagen de archivo / EFE
Felipe de Borbón le hace entrega de un premio a Rafael Miranda, presidente de Acerinox, en una imagen de archivo / EFE

desde Madrid, 09 de octubre de 2015 (15:10 CET)

La familia March, como máximo accionista de la acerera Acerinox a través de la Corporación Financiera Alba, lleva varias semanas comprobando cómo evoluciona en bolsa la cotización de la empresa dirigida por Rafael Miranda, tras la caída que se está produciendo en el precio de los metales y las incertidumbres surgidas por el devenir futuro de la economía china.

Cuando en febrero, el clan mallorquín decidió vender 8,1 millones de acciones, equivalentes al 3,1% de Acerinox, la operación les salió redonda. Lo hicieron a un precio de 14,6 euros la acción, lo que les reportó unos ingresos superiores a los 118 millones de euros, con unas plusvalías de más de 27 millones.

Recomendaciones de la acción a 10 euros

Tras la operación se quedaban con un paquete de 52,3 millones de acciones (el 19,9% del capital), que entonces capitalizaba por 765 millones. Pero siete meses después, las cosas cambiado sustancialmente. Ahora esas acciones valen poco más de 500 millones. Y no pueden vender ni una acción más hasta marzo de 2016 sin contar con el consentimiento previo de Citigroup Global Markets.

Y, a tenor del precio al que están recomendado comprar analistas como Deutsche Bank o Goldman, en torno a los 10 euros, tampoco hay visos de que, a corto plazo, se vaya a revalorizar mucho más, ya que, tras cotizar en mínimos de 8 euros, registrada a finales de septiembre, en los primeras sesiones de octubre toda apunta a que se busca la estabilización en torno a esos 10 euros.

Velázquez se curaba en salud

La situación que se avecinaba en la acerera ya la dejaba caer el pasado 30 de julio su consejero delegado, Bernardo Velázquez, al presentar los resultados del primer semestre de 2015. No se anduvo por las ramas y se curaba en salud. "Los resultados del tercer trimestre acusarán el deterioro de las condiciones del mercado y la menor actividad de los meses de verano do y la menor actividad de los meses de verano", reconocía.

Queda ahora por ver en qué medida se reducen los poco más de 30 millones de euros de beneficios trimestrales que se venían obteniendo entre enero y junio de este año, aunque se da por hecho que podrían volver a bajar a niveles que se deban entre los años 2011 y 2013, donde se alternaron trimestres con pérdidas con otros que ofrecieron ganancias inferiores a 20 millones.

Investors Day en Nueva York

Con este panorama, los responsables de Acerinox acudirán el próximo jueves a Nueva York para calmar los ánimos de los inversores en su Investors and Capital Markets Day. Allí, tanto Velázquez como el resto de directivos de la matriz y también de North American Stainless (NAS), su filial estadounidense, aportarán su visión de la situación actual antes de someterse a responder a las preguntas que planteen los inversores.

Las de Estados Unidos son de las pocas buenas noticias que, últimamente, recibe Acerinox. Allí, la planta de NAS en Kentucky se va a ampliar para aumentar su capacidad de producción del acero con acabado brillante, con vistas a reducir los plazos de entrega y los costes de transporte.

Demanda antidumping

A esa reunión en Nueva York, que tendrá su continuación al día siguiente con una vista a las instalaciones de Kentucky, confiaban los directivos de la acerera española en acudir con una buena noticia.

La que se supone debe dar la Comisión Europea ante la demanda antidumping interpuesta por los fabricantes europeos contra las importaciones de productos de acero inoxidable laminado en frío que llegan de China y Taiwán. Pero, salvo que la decisión se tome a última hora, no será posible.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad