Los sindicatos de Panrico, de nuevo en pie de guerra

stop

CCOO acusa a UGT de vender a la plantilla de Santa Perpètua de Mogoda al firmar la propuesta de viabilidad de la factoría. UGT se remite al pacto entre los secretarios generales de las centrales

Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (BCN)

23 de febrero de 2012 (18:05 CET)

Las espadas están otra vez en alto entre CCOO y UGT en Panrico. El comité de la factoría de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), controlado por los primeros, ha acusado en un comunicado al comité intercentros (en el que UGT tiene mayoría) de tener una actitud “antidemocrática” y “servil” a los intereses de la dirección de la empresa por haber firmado el plan de viabilidad del centro. Unas palabras que han caído como un jarro de agua fría en la central con sede en el Raval, cuyos representantes se han reunido este jueves para valorar qué paso dan a continuación.

El secretario general de la sección de CCOO en Panrico, Pedro Izquierdo, les acusa de “ligarnos de pies y manos” al firmar la continuidad de la factoría. Un nuevo convenio al que dio forma el director de Relacions Laborals de la Generalitat, Ramon Bonastre, ante el enroque del conflicto laboral. Izquierdo también carga contra el político de CiU: “Es un personaje que confunde la mediación con aceptar las demandas de las empresas”.

Asimismo, asegura que la dirección de la compañía les ha explicado que firmaron justo después de contar los votos del referéndum “a petición de UGT”. Con el convenio rubicado, se han visto obligados a desconvocar la huelga que tenían prevista para este jueves. “La han convertido en ilegal. Incluso los motivos que alegamos, instar a un acuerdo, se quedan en nada”, añada el sindicalista. Defiende que se tenía que esperar a la resolución del Tribunal Laboral de Catalunya, donde habían citado a la dirección unilateralmente el pasado miércoles. “Con el nuevo convenio la cúpula envió a su abogado para decirnos que ya se había llegado a un pacto”, sentencia.

Acuerdo de cúpulas

A su vez, en UGT se escudan en el encuentro que los secretarios generales de ambas centrales, Josep Maria Álvarez (UGT) y Juan Carlos Gallego (CCOO), mantuvieron con la conselleria d'Empresa i Ocupació. En él se pactó acatar el resultado del referéndum del martes, al que finalmente sólo participaron la mitad de trabajadores de la compañía en Catalunya. La abstención fue especialmente relevante en el centro de Santa Perpètua, donde votó casi en exclusiva el personal de administración. “Ha sido su decisión”, recuerdan las mismas fuentes.

En el plan se acuerda el recorte medio del 25% de los salarios de la factoría, la eliminación de muchos complementos y poner freno al absentismo laboral, muy alto en la factoría catalana. Con todo, el presidente del comité intercentros, Juan Santos, recuerda que a todos los que se les tenga que aplicar recortes en el salario la base nunca bajará de los 26.000 euros anuales. Los que estén por debajo de esta línea no se les modificará.

Reestructuración

Tras casi cinco meses de negociación, la dirección ha puesto por su parte el punto y final en el conflicto laboral de Santa Perpètua de Mogoda. Eso sí, para hacer viable la compañía ahora tendrá que reestructurar la actividad en los otros diez centros productivos que tiene en España y los dos de Portugal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad