Los zapatos Callaghan importan a España su modelo de negocio en China

stop

El grupo Hergar, de más de 40 años de historia, prevé cerrar el año con cinco tiendas franquiciadas que se sumarán a los 3.000 puntos de venta multimarca

Muestra de la composición de los zapatos Callaghan

12 de septiembre de 2014 (19:29 CET)

Los zapatos de las marcas Callaghan –para hombre y mujer-- y Gorila --calzado infantil-- son todo un clásico en las zapaterías de barrio y en los grandes centros de distribución como El Corte Inglés. Con más de 40 años de historia a sus espaldas, el grupo riojano Hergar siempre ha depositado su confianza en las tiendas multimarca. Pero ahora, con el consumo en camino de la recuperación y ante los problemas detectados en la venta indirecta, echa el vuelo en solitario e inicia un plan de expansión mediante franquicias. Un modelo de negocio que antes de implantarlo a España lo ha probado desde 2007 en un mercado en auge: el chino.

El director general del grupo, Basilio García, explica a Economía Digital que ante los buenos resultados observados en las tres tiendas abiertas en el país asiático, han decidido dar el paso en España. Una nueva política empresarial que responda a nuevo hábitos comerciales. A juicio de García, antes de la crisis se compraba de forma compulsiva. Pero ahora, los consumidores son más racionales. Por ello, quieren profesionalizar la venta de sus zapatos para que sea “más sofisticada”.

Cinco puntos a final de año

Desde sus inicios en 1968, grupo Hergar ha exportado sus zapatos a más de 30.000 puntos de venta distribuidos en 30 países que en el último año le reportaron una facturación de 24,5 millones de euros. La imagen de sus zapatos camina por sí sola. Por ello, García no tiene ninguna prisa en expandir la compañía a base de franquicias.

El plan de negocio contempla cerrar 2014 con cinco puntos de venta, teniendo a Cataluña, Levante y País Vasco como los principales mercados de expansión.

Condiciones para los franquiciados

“Nuestro crecimiento será selectivo y se estudiará selectivamente”, añade el director del grupo. El mismo plan de expansión marca los requisitos básicos: una inversión inicial, incluida el canon, de 79.000 euros en un local de 80 metros cuadrados que sólo podrá abrir sus puertas en poblaciones con un mínimo de 80.000 habitantes.

El siguiente paso sería llevar este modelo de negocio a otros países. En segundo mercado prioritario para la compañía, después del nacional, es Italia, donde aseguran que están creciendo mucho. Pero García reconoce que hay países emergentes con muchas posibilidades, con Emiratos Árabes y Marruecos en el horizonte más cercano.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad