Mas Colell confía a KPMG el desarrollo de la factura electrónica por medio millón de euros

stop

A partir del 15 de enero, los proveedores de la Administración Pública tendrán que digitalizar los tickets para cumplir con la nueva legislación

Varios tickets de compra / ED

18 de noviembre de 2014 (20:08 CET)

Empieza la cuenta atrás para que la factura electrónica sea obligatoria en el sector público. A partir del próximo 15 de enero, los proveedores de la administración emitirán sus tickets de forma digital para cumplir con la ley 25/2013 del 27 de diciembre. Una norma con la que el Gobierno central pretende mejorar la gestión, luchar contra el fraude y erradicar la morosidad.

Pero el calendario apremia a las diferentes administraciones públicas para que mueven ficha. Es el caso de la consejería de Economia de la Generalitat de Cataluña, que ha contratado los servicios de la consultora KPMG para que le asesore en la implementación de la factura electrónica. El departamento que dirige Andreu Mas-Colell ha firmado un contrato plurianual (2014-2015) para dejar en manos de la consultora la elaboración de “un plan de acción y una hoja de ruta” para que todo esté preparado el próximo enero.

Casi medio millón

“Todas las transacciones se tendrán que hacer electrónicamente y con la plantilla actual no se podría hacer. KPMG nos apoyará”, explican fuentes de la Generalitat. Las mismas que precisan que el papel fundamental de la compañía será transmitir sus conocimientos informáticos y hacer pedagogía entre los empleados públicos. A cambio, la consultora cobrará 479.607 euros.

Cada comunidad autónoma tendrá la ventanilla única o, la denominada entrada única para hacer todas estas gestiones. En Cataluña, por ejemplo, el portal denominado eFact. Cualquier proveedor deberá enviar sus facturas a través de este sistema que a su vez informará a la administración central.

El Gobierno sostiene que este nuevo sistema aportará más confianza en las cuentas públicas y reducirá el gasto público al pagar menos intereses de demora. Además, apunta que evitará “fraudes por facturas incontroladas”. El Ejecutivo defiende el nuevo modelo con los resultados registrados en otros países europeos. Por ejemplo, el ahorro contabilizado en Dinamarca asciende a los 105 millones de euros; en Países Bajos de 166 millones, y en Austria, 19 millones.

Jornadas informativas

Pero, ¿están preparadas las empresas para emitir facturas electrónicas? El responsable de Projectes TIC de la Cambra de Barcelona, Vicente Atienza, reconoce que el calendario de implementación “ha sido un poco precipitado”. Considera que los proveedores que habitualmente trabajan con la Administración pública están preparados, pero a las pymes con las que trabajan de forma puntual “les cogerá descolocadas”. Para ellas, se han elaborado mecanismos con los que redireccionar las facturas al nuevo sistema en caso de que no sean conscientes del cambio.

Pero para evitar dolores de cabeza a partir del 15 de enero, la Cambra ha desarrollado y sigue ofreciendo jornadas informativas sobre la factura electrónica mientras que el Govern ha habilitado portales con todo tipo de detalles. “El trabajo de difusión final será ardua”, sostiene Atienza. Un sprint final que la Generalitat aguarda con las espaldas cubiertas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad