Mercadona, contracorriente

stop

CONSUMO

El presidente de Mercadona, Juan Roig.

07 de marzo de 2013 (13:46 CET)

Mercadona ha conseguido cumplir con los objetivos que se había fijado para 2012: ha facturado 19.077 millones de euros y ha obtenido unas ganancias netas de 508 millones. En ambos casos, el 7% más que un año antes. Sin embargo, no quiere bajar el listón y por ello ha decidido centrar el negocio únicamente en España.

A contracorriente de otras grandes empresas que han decidido adquirir una morfología multinacional, Juan Roig mantiene su apuesta por el mercado nacional: “Aplazamos la internacionalidad y no salimos al extranjero de momento”, ha detallado el presidente de Mercadona en la presentación de resultados de la cadena.

Además, ha insistido en que es necesario reinventarse para “hacer la cadena agroalimentaria más sostenible y bajar [el precio de] la cesta de la compra” para ser más competitivos. El último año, Mercadona invirtió 650 millones en la apertura de 60 nuevas tiendas, así como dos nuevos centros logísticos y reformas en los establecimientos.

Crear empleo

Roig se ha mostrado satisfecho con respecto a los resultados del último ejercicio: le han permitido batir sus propios récords y continuar por delante de El Corte Inglés en cifra de negocio. Además, ha aumentado la plantilla en 4.000 trabajadores más que en 2012, lo que totaliza un equipo de 74.000 profesionales.

Sin embargo, las previsiones para 2013 son menos alentadoras. “Esperamos crear 1.000 puestos de trabajo y cerrar el año con un beneficio de 430 millones de euros, un 15% menos”, ha lamentado Roig.

Los motivos principales a los que ha hecho referencia es que “la situación va a ser muy difícil”, sin querer entrar en detalles de cómo evolucionará la economía española. Roig no ha sido tan optimista como en otras ocasiones.

Asumir los errores

Los resultados han sido positivos en 2012 pero el propio Roig ha ejercido un pequeño acto de contrición por el que acepta que hay cosas que se han hecho mal. “Nos despistamos porque creíamos que el partido estaba ganado”, ha añadido.

Según Roig, en el último año la compañía ha tenido que absorber la subida del IVA --25 millones de euros--y ha tenido que hacer frente a algunas crisis como la reformulación de 11 cremas Deliplus. “El primer semestre fue mejor que el segundo. Nos despistamos del trabajo”. Las ventas de estas lociones bajó un 25% aunque a finales de 2012 se han situado a niveles del año anterior con 510.000 unidades vendidas al mes.

No obstante, la compañía supo resolver la situación. Muestra de ello, es que el crecimiento tanto en facturación como en número de trabajadores y remuneraciones. Un cajero o reponedor de Mercadona cobra al incorporarse 1.070 euros al mes y después de cuatro años el sueldo se incrementa a 1.400 euros. “Estos datos son los que más orgullo me dan como persona y como presidente de Mercadona”, ha subrayado el empresario valenciano.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad