Javier Basañez, secretario general, Jordi Mercader Miró, presidente, y Jordi Mercader Barata, director general de Miquel y Costas.

Miquel y Costas prepara 36 millones para volver a acelerar

stop

El grupo papelero Miquel y Costas quiere elevar la producción el 10% tras el frenar el ritmo de su crecimiento en 2017 y 2018

Carles Huguet

Economía Digital

Javier Basañez, secretario general, Jordi Mercader Miró, presidente, y Jordi Mercader Barata, director general de Miquel y Costas.

Barcelona, 20 de junio de 2018 (17:58 CET)

Los papeles de Miquel y Costas cada vez crecen más poco a poco. La compañía papelera catalana acumula beneficios año tras año, pero el porcentaje de crecimiento es cada vez menor. Y la previsión es que la dinámica continúe en 2018. La cotizada invertirá 36 millones de euros con tal de incrementar la producción el 10%.

La empresa presidida por Jordi Mercader Miró celebró este miércoles la junta de accionistas en la que aprobó un aumento de las inversiones desde los 14 millones hasta los 36 millones. Además de incrementar la capacidad productiva, Miquel y Costas también destinará 5 millones a investigación y desarrollo.

El objetivo final: elevar la rentabilidad de una empresa con casi 300 años de historia. A pesar de que encadena ejercicios en números negros, el margen de crecimiento es cada vez menor. Ganar tamaño para reactivar el motor de los beneficios.

El freno de los beneficios se debe a el incremento de los costes y los tipos de cambios desfavorables

En 2017, la sociedad facturó 242,9 millones de euros y ganó 37,1 millones, el 8,3% más que en 2016. Ese año había vendido por valor de 227,8 millones de euros y logrado unas ganancias de 34,2 millones, el 11,7% más que en 2015. Aquel ejercicio tuvo una cifra de negocio de 223 millones y un beneficio de 30,6 millones, el 24,1% más que en 2014.

El incremento de los beneficios fue cada vez menor, como por otro lado es normal al aumentar el valor absoluto. Y para 2018, Miquel y Costas augura “un moderado crecimiento” por el entorno desfavorable debido “al precio de las materias primas y la energía así como los tipos de cambio”.

Ya a finales de 2017, los directivos de la firma admitieron un parón en los resultados debido a los mismos motivos: "La evolución del precio de las pastas, el coste de la electricidad y los cambios de divisas".

La evolución de Miquel y Costas en 2018

La compañía papelera también aprobó la distribución de un dividendo de 12,5 millones de euros con cargo a las cuentas de 2017. Un aliciente para una acción que arrastra una caída del 7,95% desde el inicio del año: desde los 35,85 euros hasta los 32,65 euros.

“Con el objetivo de favorecer la remuneración al accionista, la junta de accionistas aprobó una reducción de capital de 2,55 millones mediante una amortización de acciones propias”, añadió la empresa en un comunicado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad