Müller, presidente de Volkswagen: "Hemos aprendido de los errores del pasado"

stop

El grupo intenta pasar página del fraude de las emisiones presentándose en el Salón de Ginebra como un grupo realineado hacia el futuro

El presidente del Volkswagen, Matthias Müller / EFE

Ginebra, 29 de febrero de 2016 (20:58 CET)

El grupo Volkswagen suele ser una de las estrellas de los grandes salones del automóvil, por sus novedades y por su lucha por el liderato mundial. Pero el Salón de Ginebra que se celebra esta semana, el encuentro más importante del sector este año, es distinto. Es el primer gran meeting desde que estalló el fraude de las emisiones de los motores diesel, y la gran presentación del presidente de VW, Matthias Müller, con un entorno complicado.

Volkswagen ha abierto fuego este lunes por la noche en Ginebra, con un acto mucho más austero que en años anteriores. Solo un mensaje de confianza y de futuro. El discurso de Müller ha estado cargado de futuro, centrado en la era digital en la que está entrando el mundo del automóvil, pero sin olvidarse de dónde vienen.      

Hacia la era digital    

"Nos estamos realineando hacia la era digital", ha dicho Müller, que ha insistido que "la transformación digital es muy importante en la agenda del grupo VW", con una apuesta por el coche conectado. Para intensificar el trabajo en esa dirección, el grupo abrirá tres Volkswagen Group Future Centers, en Postdam, California y China.
   
El enfoque hacia el futuro no ha podido evitar que el presidente de Volkswagen haya tenido que mirar también al pasado. ¿Cómo no hacerlo, con la que le ha caído encima al grupo? De hecho, el mismo nombramiento de Müller, en otoño del año pasado, fue fruto de una crisis que se llevó por delante al anterior máximo responsable de la compañía, Martin Winterkorn.

VW "traspasó algunas líneas"

Müller ha admitido que, con el fraude de los motores diésel, Volkswagen "traspasó algunas líneas" que nunca debió traspasar. "Decepcionamos a mucha gente y rompimos la confianza de nuestros consumidores", ha añadido. El grupo está investigando para depurar todas las responsabilidades, y su presidente se ha declarado "impaciente" por pasar página.  

"Hemos aprendido de los errores del pasado", ha continuado Müller sobre la crisis de las emisiones, que afectó a más de 10 millones de coches en todo el mundo. "Este 2016 es el año en el que intentaremos solucionar el problema con nuestros motores diesel para nuestros clientes y en el que realinearemos al grupo hacia el futuro", ha añadido.  

El presidente del primer fabricante europeo ha explicado que ya está trabajando para arreglar todos los coches afectados por las altas emisiones de NOx, y ha destacado que los clientes tendrán el coche en perfectas condiciones con una hora, o menos, en el taller.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad