El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. EFE/Emilio Naranjo
stop

La negocio de redes de Naturgy será capaz de absorber la reducción de la CNMC gracias al crecimiento y a la congelación de las inversiones

Barcelona, 03 de febrero de 2020 (04:55 CET)

El Consejo de Estado revisa estos días la última de las circulares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para que España pague menos a las empresas energéticas por llevar la luz y el gas de un lugar a otro del país y enchufarlos a las casas. La CNMC considera que el transporte y distribución de estas energías se paga muy caro porque la infraestructura está amortizada. Naturalmente, las empresas disienten y argumentan que el recorte amenaza instalaciones y nuevas inversiones.

Salvo sorpresa mayúscula, no habrá cambios en la última circular, la de la distribución y almacenamiento de gas, y el sector verá rebajado un 9,6% lo que cobra por estos servicios. Naturgy será la compañía más afectada por este recorte, pues recibe aproximadamente el 60% de lo que cobran todas las empresas de distribución de gas. El impacto en las cuentas de la multinacional presidida por Francisco Reynés se calcula en unos 500 millones de euros en el periodo para el que aplicará el nuevo cálculo de la remuneración, entre 2021 y 2026.

El golpe no es nada desdeñable pero la reducción a casi la mitad del recorte, tras la rectificación de la CNMC en noviembre, ha dejado a Naturgy una factura mucho más asequible. Pese a ello, la compañía controlada por La Caixa y los fondos de inversión GIP y CVC esperará a ver las cifras definitivas —de hecho, se personará en el Consejo de Estado para conocerlas lo antes posible— antes de decidir si reactiva las inversiones en nuevas instalaciones y determinar el futuro de los 300 empleados de Nedgia, su filial de redes en España. Actualmente, solo trabajan 100, de forma rotatoria, mientras el resto goza de un permiso retribuido hasta, al menos, finales de febrero.

Naturgy debe decidir este mes si sigue mandando a casa a la plantilla de redes o vuelven todos al trabajo

El impacto del recorte de Competencia a Naturgy se compensará con el crecimiento de la actividad y la reducción de las inversiones. El negocio de redes en España de la antigua Gas Natural Fenosa es muy rentable, lo que explica que en 2018 pudiera vender el 20% a dos fondos, el canadiense CPPIB y Allianz, por 1.500 millones de euros.

En 2018, último año con datos completos publicados —esta misma semana, Naturgy presenta sus resultados de 2019—, las redes de gas en España aportaron unos ingresos de 1.254 millones de euros al grupo. Como decíamos, el negocio es muy rentable: de esta cifra de negocio, transformó en ebitda 884 millones y en resultado de explotación, 564 millones. Por tanto, la ratio de beneficios por ingresos es muy alta, del 45%.

Esta alta generación de beneficios se explica porque los gastos de una actividad cuyas infraestructuras ya están en su mayoría construidas son reducidos. Los gastos de personal el año pasado fueron de 118 millones, mientras que las inversiones, entre las que se destinan a mantenimiento y las enfocadas al crecimiento, sumaron 240 millones.

El negocio de redes de Naturgy gana un 8,4% más y tiene una alta rentabilidad

En los nueve primeros meses de 2019, todas las cifras del negocio de redes en España de Naturgy crecen. El volumen de negocio lo hace de forma casi inapreciable, pero el ebitda escala el 5,7% y el resultado de explotación, el 8,4%. Siguiendo esa progresión, lo que ganó el año pasado se habría ido a los 611 millones, es decir, cerca de 50 millones más, cifra que podría dispararse por la congelación de las inversiones.

El grupo presidido por Francisco Reynés anunció en verano del año pasado, tras filtrarse el hachazo de Competencia que finalmente se reducirá a casi la mitad, que dejaba de hacer nuevas inversiones. Esta medida se notó ya en los resultados del tercer trimestre. Mientras que el dinero que se dedica al mantenimiento de redes crecía ligeramente (de 20 a 23 millones), el que va al crecimiento pasó de 127 a 97 millones, el 23,6% menos.

Vistas estas cifras, entre la mejora de los resultados acumulados hasta el tercer trimestre más la reducción de las inversiones, la disminución de ingresos por el nuevo cálculo de la CNMC a penas se notará. Los 500 millones en los que se calcula el hachazo para Naturgy entre 2021 y 2026, serían 83 millones al año. Está por ver qué hace la compañía este año de transición con respecto a las inversiones cuando se confirme la nueva remuneración: mantenerlas congeladas o reactivarlas con prudencia.

El impacto de las medidas de la CNMC

La CNMC dictaminó inicialmente un recorte del 17,8% de la retribución de las redes de gas. En noviembre, cuando debía aprobarlo para enviarlo al Consejo de Estado, dio marcha atrás y lo dejó en stand by. Finalmente, redujo el impacto y suavizó algunas condiciones para las empresas. Lo hizo después de que todos los afectados y varios fondos de inversión —los de Naturgy, especialmente— se reunieran con técnicos y directivos de Competencia para dejarles claro su desacuerdo.

El recorte aprobado en enero respecto a la retribución actual de la distribución de gas es del 9,6%. Las empresas cobran de media unos 1.480 millones al año, que pasarán a 1.283 para el periodo de 2021 a 2026. En total, la retribución en los seis años que abarcan las circulares será de 7.698 millones, mientras que en el último sexenio fue de 8.520. Por lo tanto, el hachazo es de 822 millones.

Hemeroteca

Naturgy CNMC
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad