Trabajadores de las plantas barcelonesas de Nissan se manifiestan en Madrid, el 15 de julio de 2020, en contra del cierre de las fábricas de la compañía en Cataluña | EFE/LP/Archivo

¿Quién se queda con Nissan? Empresa y sindicatos empiezan a estudiarlo

stop

La empresa arranca la primera reunión de mesa de reindustrialización, que busca evaluar posibles empresas dispuestas a quedarse la planta de Zona Franca

Sergi Ill

Trabajadores de las plantas barcelonesas de Nissan se manifiestan en Madrid, el 15 de julio de 2020, en contra del cierre de las fábricas de la compañía en Cataluña | EFE/LP/Archivo

Barcelona, 01 de septiembre de 2020 (18:31 CET)

Nissan y los sindicatos ponen la primera piedra sobre quién se quedará con las instalaciones de Barcelona tras el acuerdo alcanzado entre la empresa y los trabajadores. Las partes se reúnen este miércoles para poner la primera piedra de la mesa de reindustrialización, donde se deberán estudiar las mejores opciones interesadas en adquirir la planta. 

El responsable de CCOO, Miguel Ángel Boiza, ha revelado a Economía Digital que se está trabajando sobre varias propuestas aunque se pide discreción: "Son temas muy confidenciales, las empresas interesadas en quedarse con las plantas de la Zona Franca no quieren dar más publicidad de la necesaria". 

La reunión de mañana será la primera –exclusiva sobre esta cuestión– en la que también habrá representación institucional. La consellera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón; y la Ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; estarán presentes en el encuentro que rubricará el intento de minimizar el cierre de Nissan en Barcelona. 

Abanico abierto

Aunque los sindicatos todavía desconocen cuáles son las empresas que podrían estar interesadas en Nissan, han asegurado que un gran negocio relacionado con la automoción sería "lo ideal". Los trabajadores también han asumido que sectores afines, como construcción o electrónica, podrían encajar en el perfil, e incluso se hablaba de una posible firma de baterías. 

Boiza ha explicado que es importante la magnitud de la empresa que decida absorber la planta para garantizar los puestos de trabajo en las mejores condiciones, así como los proveedores que viven indirectamente del negocio: "Cuanto más grande sea, más fácil va a ser". 

De hecho, la plena normalidad de la planta en la Zona Franca todavía no se ha tomado pese a la vuelta al trabajo de los empleados tras el acuerdo con la empresa. ¿El motivo? la  huega de los trabajadores de Acciona, cuya empresa no quiere renovar con la automovilística: "El acuerdo no era solo para Nissan sino para el conjunto de proveedores".

Un socio de Seat, posible aspirante

Uno de los posibles interesados en adquirir la planta de Nissan es Silence, el frabricante de las motos eléctricas de Seat, que prepara su entrada al mercado de cuatro ruedas. Esta start-up catalana de producción de motocicletas cero emisiones ha entrado en el escenario con más fuerza, pues las produce para Acciona, que posee una de las plataformas de motos compartidas más utilizadas de España, y para Seat. 

La intención del fabricante es lanzar un vehículo biplaza similar al Renault Twizy para ampliar su mercado dentro del sector de la movilidad sostenible. Y tras conocer el adiós de Nissan, fuentes del sector explicaron –tal y como publicó Economía Digital– que Silence ya se postula para ocupar parte de las instalaciones de la Zona Franca para arrancar con la producción del automóvil.

Silence fabrica sus motos en Molins de Rei (Barcelona) y ha inaugurado nuevas instalaciones en Sant Boi (Barcelona) pero necesita más espacio para producir el coche. No ocuparía toda la fábrica de Nissan, que cerrará en diciembre aunque luego tendrá que ser desmantelada, pero sí es un proyecto que cumple con los deseos de las administraciones: que se dedique a la movilidad eléctrica. Además, tiene el plus que sería una empresa local.

Hemeroteca

Nissan
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad