Foto de la sede de Orange. EFE

Orange estanca sus ventas por la guerra de tarifas

stop

El operador francés rebajó su facturación en España por la tendencia del mercado hacia el 'low cost'

Barcelona, 25 de julio de 2019 (10:10 CET)

Hace tiempo que en el sector de las telecomunicaciones se avisa de la peligrosa tendencia de los operadores hacia el segmento de bajo coste. Y los resultados semestrales de Orange lo demuestran. El operador naranja, pese a mantener su apuesta por los clientes de valor, ha cerrado el primer semestre de este año con una caída de sus ingresos totales del 0,6%, hasta ingresar 2.624 millones de euros.

La caída de la facturación llegó desde el negocio residencial. Los ingresos del sector convergente se redujeron en el 1,3% y los ingresos de la división móvil cayeron un 4,7%. La división de solo fijo, la menos importante de las tres por volumen de negocio, aumentó en más de un 3%.

Fuera del sector minorista, el mayorista fue la nota positiva de Orange, que volvió a crecer gracias, sobre todo, al acuerdo que mantiene con MásMóvil. Durante el primer semestre, la filial española de la compañía gala consiguió aumentar sus ingresos mayoristas a doble dígito, anotándose una subida del 13,6%.

Tampoco ayudó el desempeño de la venta de terminales, una división que también ha golpeado al sector de telefonía en los últimos años por la aparición de nuevos competidores. Esta partida se redujo en el 9,7%, hasta dejar ingresos por valor de 317 millones de euros. 

Orange, pese a frenar sus ingresos totales, logró mejorar su rentabilidad

Pero pese a todo, Orange mejoró su rentabilidad. Ha logrado colocar el ebitda ajustado en 787 millones de euros al cierre de los primeros seis meses del año, lo que supone un incremento respecto a los 712 millones del mismo periodo del ejercicio anterior.

Caída en ingresos por cliente

La pérdida de valor en el sector telco vuelve a apreciarse en Orange. Los ingresos individuales por clientes convergentes, aquellos que aportan más dinero a la compañía, cayeron durante el segundo trimestre (de marzo a junio) en un 1,1%.

Otro síntoma se encuentra en la reducción de clientes de televisión de pago. Orange TV, la tercera televisión de pago en España entre los operador de telefonía (Telefónica y Vodafone están por delante), pasó de tener 705.000 clientes a 664.000 al cierre de junio de este año.

La pérdida de valor en el sector telco es un mal del que ha advertido el propio consejero delegado de Orange en España, Laurent Paillassot, en algunas ocasiones. Se ha referido a ella como una tendencia del mercado "bastante fuerte" de crecimiento del segmento bajo coste, segmento muy presente en el mercado nacional. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad