Puig incumple (otra vez) sus planes de crecimiento

stop

La firma de moda Puig crece menos de lo previsto y pone en peligro su previsión de facturar 2.000 millones este año

Barcelona, 24 de abril de 2017 (19:55 CET)

La firma de moda y fragancias Puig cerró un 2016 de crecimiento, pero se quedó a medio camino y no consiguió cumplir con su plan de crecimiento. La multinacional que preside Marc Puig incumplió sus propias previsiones de crecer a doble dígito y, por segundo año consecutivo, se quedó por debajo, con una mejora del negocio del 9%. Con estas cifras, peligra su plan 2015-2017, que preveía terminar este año con unos ingresos de 2.000 millones de euros.

Puig facturó 1.790 millones de euros en 2016, según anunció la compañía este lunes. Esta cifra supone un 9% más que en 2015, aunque, a perímetro constante y sin efecto del tipo de cambio, el incremento fue de solo el 5%. Hace un año, la compañía hizo la previsión de crecer a doble dígito este 2016. Sólo así podía mantener el objetivo de llegar a los 2.000 millones este año.

Pese a todo, la compañía mantiene su objetivo de los 2.000 millones. Eso sí, ya con la boca pequeña: “No sé si llegaremos, pero nos quedaremos cerca”, aseguró Marc Puig, presidente ejecutivo y consejero delegado de la firma. Si se llega, el hito se cumplirá con crecimiento orgánico, ya que Puig no prevé operaciones corporativas en lo que queda de ejercicio, según su presidente.

Si la facturación creció menos de lo previsto, el beneficio superó las expectativas de la compañía. Puig ganó 155 millones, un 23% más, aunque quedó lejos de los más de 170 millones de 2014 y 2013.   

Objetivo en peligro: Marc Puig admite que no sabe si llegará a los 2.000 millones este año

Puig se las prometía felices cuando elaboró el plan 2015-2017, pero no contaba con acontecimientos como el brexit y su efecto sobre la libra, la devaluación de algunas monedas, como el rublo ruso, ni de los atentados terroristas en Francia, que hicieron caer sus ventas en el país galo.

De hecho, el mercado exterior no dio demasiadas alegrías al grupo catalán, que vende en 150 países. Mientras su negocio creció un 16% en España, lo hizo a un ritmo muy inferior en el resto del mundo: alrededor del 7%. El negocio internacional retrocedió un punto en el global de la compañía, hasta el 85%, y los países emergentes supusieron un 44% de la facturación, tres puntos menos que en 2015.

Marc Puig se agarró a una mejora del comportamiento del real brasileño y del rublo ruso para conseguir eliminar el impacto negativo de las divisas en los resultados de este año.

Puig: el negocio internacional, especialmente los emergentes, pierden fuelle en sus ventas

Puig comercializa marcas de perfumes como Paco Rabanne, Carolina Herrera, Nina Ricci y Valentino, y a inicios de 2016 integró Jean Paul Gaultier. El año pasado también compró una participación de la compañía californiana de fragancias EB Florals, así como otra en una compañía brasileña. Además, sacó al mercado varios nuevos perfumes.

La multinacional con sede en la cotizada Plaza Europa de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), cerró el año con 4.430 empleados en todo el mundo, medio centenar menos que en 2015. El 40% de su plantilla está en España.

Puig anunció también que su inmobiliaria Inmo ha adquirido una participación del 4,7% de Colonial, valorada en unos 117 millones de euros, y ha llegado a un acuerdo con BBVA para adquirir la actual sede de la compañía.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad