Qatar pide llevarse ‘a casa’ el juicio por plagio de las farolas catalanas

stop

MERCANTIL

Las farolas originales (i) y las copiadas por Qatar (d)

11 de agosto de 2013 (18:40 CET)

Desde que la arquitecta catalana Beth Galí interpuso la denuncia contra la empresa pública qatarí Ashghal por plagio de un diseño de farolas ha pasado más de un año. El proceso, lejos de avanzar, se encuentra embarrancado y los pocos pasos que se han dado sólo hacen que complicar el asunto.

Sobre todo, por la actuación de las autoridades de Qatar. Antes de las vacaciones, los abogados de la compañía pública propusieron una declinatoria --trasladar la causa a su país por temas de jurisdicción-- al juzgado mercantil número 2 de Barcelona.

Total desacuerdo


La proposición ha encontrado el rechazo frontal de la arquitecta y sus abogados ya que no tienen claro que en ese cuadrilátero estuvieran en igualdad de condiciones con su oponente.

Por otra parte, Galí espera que, en cuanto se reanude la actividad habitual en los juzgados mercantiles, se empiece a clarificar la situación del proceso.

Origen

La causa tiene el origen en unos hechos acontecidos en el 2006. La arquitecta diseñó un modelo de farola, de nombre Latina, para el despacho Santa & Cole. El proyecto nacía de un encargo que Ashghal había solicitado al estudio, según figura en la denuncia. Finalmente la empresa pública se echó atrás y el acuerdo quedó en agua de borrajas.

No obstante, las farolas ideadas por Galí --o al menos unas muy parecidas-- iluminan desde hace años Al Waab Street, en Doha. Las 1.000 unidades se sitúan a lo largo de los 10 kilómetros de la principal avenida de la ciudad.

Tras seis años de intentos por llegar a un acuerdo amistoso, y después de que el gobierno qatarí se negase al arbitraje de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), el caso aterrizó en Barcelona. Y, por el momento, ahí sigue.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad