"Repsol se equivocó al destinar tanto capital a Argentina"

stop

JUNTA DE ACCIONISTAS

Josu Jon Imaz (I) y Antoni Brufau en la junta de accionistas de hoy

en Madrid, 30 de abril de 2015 (13:14 CET)

Antoni Brufau ha hecho un acto de contricción cinco minutos antes de entregar los mandos de Repsol al consejero delegado, Josu Jon Imaz. Se cumple un año del pacto que permitió zanjar la expropiación de YPF. "El día después", ha ironizado el ejecutivo catalán, cabe analizar con "sosiego" qué pasó. El diagnóstico equivale a una dura autocrítica. "Repsol se equivocó al destinar tanto capital a un país como Argentina".

Aunque las inversiones de 13.000 millones se han recuperado de un modo u otro, el presidente de la petrolera admite que la inestabilidad "era mayor que la prevista". Año y medio después de entrar "nos encontramos con una suspensión de pagos del Estado". Y ese bloqueo de las finanzas "es cíclico". Del discurso de Brufau ante los accionistas se podría inferir que, desde su punto de vista, Argentina no tiene remedio. Al menos, esa ha sido la interpretación de buena parte de los corresponsales acreditados.

Repsol captó técnicos de YPF

Durante 2014, un año considerado como "clave" por Brufau, Repsol logró ingresar 6.300 millones de euros por YPF. La mayor parte (5.000) se generaron con la venta de los bonos argentinos que el Gobierno local entregó a cambio de la participación expropiada. Otros 1.300 millones salieron del cambio de manos del resto de las acciones para desinvertir totalmente de la antigua socia y salir de Argentina. Sin embargo, Repsol guarda buenas sensaciones de la etapa.

"Hemos aprendido mucho de nuestros colegas de YPF, son grandes profesionales, y, afortunadamente fuimos capaces de retener buena parte de ese talento". "Hoy trabajan en Repsol". La resolución del conflicto coincidió prácticamente con la anterior junta de accionistas, encuentro en el que se nombró a Imaz nuevo consejero delegado. Asumió algunos poderes ejecutivos. Este jueves, en el mismo escenario, Brufau le ha entregado el bastón de mando. Ahora ya tiene todas las capacidades ejecutivas.

Imaz toma el mando

Ha asumido las tareas inmediatamente. Con su característico castellano tocado por el acento vasco, el ex político del PNV ha explicado los resultados de 2014. La cuenta está particularmente impulsada por la fortaleza del dólar y los ingresos extraordinarios de la operación YPF. Gracias al empuje del mercado de divisas, la firma española ha logrado reducir más deuda. El pasivo ha encogido en 3.423 millones (-60%). Por su parte, la liquidez cubre en más de siete veces los vencimientos a corto.

Imaz asegura que "esta fortaleza" permitirá pagar la próxima operación corporativa "con garantías". Repsol integrará Talisman previo pago de 8.300 millones. Con la adquisición se pretende añadir al balance nuevos activos pero sin tanto riesgo como sucedió en Argentina. Seis de cada diez están en países OCDE. La producción neta se multiplicará prácticamente por dos, mientras que las reservas crecerán una vez y media. "Es una operación transformadora", ha remarcado Imaz a los socios de Repsol.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad