Rolls Royce deja sin trabajo a los chóferes

stop

La automotriz británica presenta su modelo 103EX, con motor eléctrico y que se conduce automáticamente gracias a un avanzado programa

Economía Digital

Las puertas del futuro Rolls Royce se elevarán, y evitarán que el ocupante tenga que agacharse demasiado. / RR
Las puertas del futuro Rolls Royce se elevarán, y evitarán que el ocupante tenga que agacharse demasiado. / RR

Londres, 18 de junio de 2016 (18:47 CET)

La marca más distinguida de la automoción, Rolls Royce, se sube al carro de los coches automáticos. Y presentó su prototipo 103EX, que se lanzará al mercado el 2040, y que combina dos tendencias: un coche eléctrico y que se conduce automáticamente.

Bajo el paraguas de BMW, que tiene el control de la automotriz británica, este nuevo modelo estará dotado de un sistema de inteligencia artificial llamado Eleanor, que se comunica y obedece las órdenes de conducción de los pasajeros.

Este sistema recuerda las citas, marca los puntos de interés del recorrido, chequea los horarios, presenta mapas y alternativas, y por supuesto, lleva a destino a los ocupantes. O sea, el mismo rol que hicieron generaciones de flemáticos choferes ahora lo desempeña una pantalla.

Diseño clásico y moderno

Su diseño, que combina la estética futurista con las líneas clásica de los Rolls, presenta una estructura de 5,9 metros, muy similar al legendario Phantom, dotado de los materiales más avanzados, pero eso sí, íntegramente construido a mano.

Una ruptura con la tradición de los RR es que sus ruedas –de 28 pulgadas de diámetro- no están separadas del cuerpo del vehículo, sino que se integran en la carrocería, lo que recuerda a la estructura de un velero. Es una combinación entre el diseño futurista y los ampulosos coches de lujo previos a la Primera Guerra Mundial.

La empresa también apuesta fuerte por el motor eléctrico. "Estamos entrando en una era donde la ausencia de emisiones serán obligatorias, y en la que la digitalización y la conectividad serán parte de la vida cotidiana. En las grandes ciudades se deberá respetar al medio ambiente, y este paso de los coches automáticos tendrán un gran protagonismo", dijo Ian Robertson, miembro de la junta directiva de BMW.

Este coche sigue la línea de la filosofía de su creador sir Henry Royce, que había postulado a sus empleados "Tomen lo mejor que existe y mejórenlo. Y si no existe, diséñenlo".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad