Se buscan candidatos a Médici por un día 

stop

FINANCIACIÓN EN MASA

El Embassa't de 2011

09 de abril de 2012 (00:05 CET)

Esta semana el micromecenazgo, en inglés crowdfunding, ha vuelto a la actualidad porque un grupo de ex trabajadores y lectores del periódico Público se han organizado para captar 30.000 euros. Un capital que les serviría para comprar la actual página web en manos de Jaume Roures y “relanzar el medio de comunicación”, tal y como afirman en su propuesta. Disponen de 70 días para captar toda la financiación y organizarse como cooperativa.

Esta es una de las miles de iniciativas que buscan financiación en la red. En los últimos tiempos se han multiplicado los portales que centralizan diferentes ofertas en las que los usuarios, emulando momentáneamente a los Médici, pueden dar desde cinco euro a lo que crean conveniente para llevar a cabo el proyecto. Es la fórmula por la que han optado muchas iniciativa, la mayoría de un marcado corte cultural, que han visto como se les cerraba el grifo de las administraciones, empresas y obras sociales de cajas o fundaciones de bancos.

El Festival Independiente del Vallès

Los patrocinios tradicionales se han limitado por la crisis y el mantra lanzado desde Bruselas: déficit cero. Los más perjudicados han sido las pequeñas iniciativas, de carácter altruista y que muchas veces tienen su origen en un encuentro entre amigos que ha terminado en una propuesta cultural. Este es el caso del Embassa't, el Festival Independiente del Vallès.

En su cuarta edición, los organizadores del encuentro musical que se celebra en verano en Sabadell (Barcelona) han visto como se limitaba la colaboración tanto del Ayuntamiento de la ciudad como de las administraciones que solían participar en su celebración, entre ellas, la Diputació de Barcelona. Cada año moviliza más de 800 personas y en esta edición sus organizadores han decidido buscar 3.000 euros, el capital que necesitan para que les cuadren las cuentas.

Empresas

Pero no sólo se han lanzado a la búsqueda de financiación en la red proyectos culturales. Las start-up también empiezan a incluir el crowdfunding como una forma más de conseguir capital inicial. Como el caso del gerundense JFR Software, una nueva empresa de desarrollo de software --como su nombre indica-- que busca 9.000 euros en la red.

Las compañías de corte tecnológico son las que primero han abrazado el micromecenazgo, una forma más de conseguir dinero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad