Seat se agarra al Audi A1 para suplir la marcha del Q3

stop

La marca confirma que fabricará en Martorell el modelo pequeño de Audi a partir de 2018, pero dejará de producir el exitoso SUV, protagonista del crecimiento de la planta catalana en los últimos años

El Audi A1 se fabricará en Barcelona a partir de 2018

Barcelona, 20 de enero de 2016 (12:14 CET)

Seat ha confirmado este miércoles que fabricará en Martorell la nueva generación del Audi A1 a partir de 2018. Sin embargo, perderá la producción del Audi Q3, un modelo de gran éxito que ha sido el protagonista de los importantes crecimientos de la fábrica catalana en los últimos años.

La marca española del grupo Volkswagen ha asegurado en un comunicado que Audi ha decidido este mismo miércoles qué fábricas producirán sus modelos a partir de 2018. Sin embargo, el rumor de que Martorell encabezaba las quinielas para llevarse el A1 ya sonaba con fuerza en la fábrica.

El propio presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, lo daba por hecho este martes a Expansión, aunque fue desmentido por la compañía. Su presidente, Luca de Meo, aseguró ayer en Madrid que no tenían noticias sobre el futuro del Q3 pero añadió que Audi continuaría apostando por Barcelona.

El Q3, a Hungría

Finalmente, el grupo ha decidido que el SUV de Audi, que se fabrica en Martorell en exclusiva mundial desde 2011, se produzca en la planta húngara de Györ a partir de 2018. La planta catalana no se quedará a dos velas, ya que el Q3 será sustituido por el A1, un modelo más pequeño y que necesita menos mano de obra por coche, según han explicado fuentes sindicales.

La marca española de VW no ha precisado cuántas unidades se fabricarán del A1. Carnero habló de 170.000 aunque desde CCOO, Rafael Guerrero ha asegurado que esta cifra se está revisando a la baja. Del Q3 se han producido 478.000 unidades en cuatro años y medio, unos 130.000 en 2015.

Protagonista de la mejora en Martorell

Por ahora, la fábrica de Martorell ha pasado de largo de la crisis de las emisiones del grupo Volkswagen. A pesar de que la marca española ha sufrido una desaceleración de sus ventas, en parte por el adiós del Altea, la fábrica ha superado sus previsiones de producción en 2015 y las estimaciones para este año son buenas.

Este mismo martes, Luca de Meo destacó que la producción en Martorell ha subido un 7,8% en 2015, hasta las 477.077 unidades. El Q3 tiene mucha culpa de ello, ya que en los últimos meses se han pactado turnos extra los fines de semana en la línea 3, precisamente la que se encarga del modelo de Audi. Habrá que ver si el A1 cosecha el mismo éxito comercial.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad