Sede de Alstom en París, que podría quedar en poder el gigante alemán Siemens. EFE-EL

Siemens reluce los colmillos ante Alstom

stop

El conglomerado alemán analiza comprar la mayoría de Alstom, y crearía un gigante ferroviario que puede facturar más de 15.000 millones de euros

Barcelona, 23 de septiembre de 2017 (10:47 CET)

El sector ferroviario tiende a la concentración, y frente a la expansión mundial que están teniendo los grupos chinos con el gigante CRRC, Siemens no quiere perder el tren de las oportunidades y analiza comprar la mayoría del capital de Alstom.

Este grupo industrial francés confirmó que negocia una “posible unión” con el conglomerado alemán Siemens, que podría quedarse con hasta un 50 % de su capital o incluso más, en una operación que se encuentra en un estado "avanzado", informa Le Monde.

Según el diario parisino, el anuncio llegaría el próximo martes, fecha en que se reunirá el consejo de administración de Alstom, y con un panorama más claro tras las elecciones de Alemania, donde la casi segura victoria de Angela Merkel otorga estabilidad a los planes de inversión.

De concretarse la unión, se crearía un gigante en el negocio ferroviario de 15.000 millones de euros de facturación anual.

Las negociaciones apuntan a que el grupo francés aporte sus negocios ferroviarios, lo que incluiría los trenes pero también la señalización, valorados en unos 7.000 millones de euros.

La fusión entre Siemens y Alstom crearía un grupo ferroviario que facturaría más de 15.000 millones de euros

Siemens podría adquirir entre el 45% al 50% de las acciones de Alstom, aunque tampoco se descarta que pueda lanzar una opa sobre el resto del capital. Precisamente el próximo mes de octubre expiran los derechos de compra que Bouygues -primer accionista de Alstom actualmente, con el 28,3 %- consintió al Estado francés para comprarle del 15 % al 20 %.

El gobierno del entonces presidente François Hollande aceptó la compra para mantener el poder en una compañía de gran importancia industrial pero también simbólica, como fabricante del tren de alta velocidad (TGV) con el que Francia fue pionera.

Según Le Monde, los poderes públicos franceses se van a esforzar por obtener garantías de Siemens sobre el mantenimiento de los centros de decisión y en los de investigación y desarrollo en Francia. También sobre los niveles del empleo y la actividad en las factorías.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad