Ignacio Martín, presidente de Gamesa / Archivo

Siemens regará con 700 millones a los 60.000 minoritarios de Gamesa

stop

Iberdrola, principal accionista, ingresará 206 millones y mantendrá el 8% de la nueva empresa, y los fondos se repartirán 130 millones

Madrid, 24 de junio de 2016 (01:00 CET)

Los 60.000 pequeños accionistas de Gamesa están de enhorabuena. La multinacional alemana Siemens les va a pagar unos 700 millones de euros, a una media de 12.000 euros, por los casi 190 millones de acciones, equivalente al 67% del capital, que atesoran en la empresa guipuzcoana.

La prima se deriva del pacto alcanzado entre Iberdrola –actual máximo accionista de Gamesa, con el 20%– y la multinacional germana, para que esta pase a controlar el 59% del futuro gigante internacional en fabricación de aerogeneradores eólicos.

En virtud de este acuerdo, la eléctrica presidida por Ignacio Galán se embolsará casi 210 millones de euros y mantendrá el 8% de la nueva sociedad, mientras que Norges Bank –el mayor fondo soberano del mundo–, el fondo de pensiones de British Telecom (BTPS) y los fondos de inversión Blackrock, Fidelity y Dimensional recibirán unos 130 millones por el 13% conjunto que atesoran en Gamesa.

Pago minorado por el dividendo

Este pago efectivo de 1.047 millones que Siemens, que representa un 26% del precio que Gamesa tenía al cierre de la sesión bursátil del pasado 28 de enero –fecha en la que Gamesa confirmaba la existencia de conversaciones para la fusión que ahora se ha concretado–, se verá finalmente minorado en 42 millones al deducir los 0,15 euros por acción del dividendo ordinario, que fue aprobado el pasado miércoles por la junta de accionistas de la empresa guipuzcoana que preside Ignacio Martín.

La prima pagada por Siemens tiene su razón de ser. En principio, a la multinacional germana no le quedaba otra, para controlar el 59% del fabricante español de aerogeneradores, que lanzar una OPA sobre el 100%, pero encontró un resquicio para no hacerlo.

Resquicio para evitar la opa

El que figura en el Real Decreto de 27 de julio sobre el régimen de las ofertas públicas de adquisición de valores. En el artículo 8g de esta norma se hace referencia a la exención de lanzar una opa "si se justifica que la operación no tiene como objetivo principal la toma de control sino un objetivo industrial o empresarial".

Algo que, en la práctica, se traduce en llevar a cabo algún gesto por parte del comprador para evitar, entre otras cosas, que los accionistas minoritarios se pudieran sentir agraviados. En este caso, los 1.000 millones están llamados que pagará Siemens minorarán el alcance de los posibles agravios.

La CNMV decidirá si acepta la eximente para lanzar una oferta

Ahora, será la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la que decida, en un plazo de dos semanas desde la presentación de la correspondiente solicitud por el accionista, la que determine si no resulta exigible una oferta pública, una vez comprobadas las circunstancias del eximente recogidas en el Real Decreto.

En principio, no será hasta el primer trimestre de 2017 cuando la operación se formalice. Antes, el próximo mes de septiembre, está previsto que las juntas, tanto de Gamesa como de Siemens, refrenden el acuerdo, para posteriormente, recabar el visto bueno de los órganos de supervisión y competencia de ambos países.

Ecuación de canje

La ecuación canje alcanzada 59/41 se producen en base al valor de los fondos propios aportados a la nueva sociedad por parte de Gamesa y de Siemens, de  4.021 y de 5.787 millones de euros, respectivamente.

El 26% de prima asumido por Siemens viene a coincidir, casi milimétricamente, con la subida registrada en la cotización bursátil entre el pasado 28 de enero –la fecha de inicio de las conversaciones entre ambas compañías, tomada como referencia– y el 17 de junio, cuando se hacía oficial el acuerdo. Una subida que ha supuesto que Gamesa supere los 5.000 millones de euros de capitalización.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad