La presidenta de Coca-Cola European Partners, Sol Daurella. EFE/Ballesteros

Sol Daurella se lleva 25 millones de Coca-Cola a Luxemburgo

stop

La presidenta de Coca-Cola European Partners ganó 25 millones con la patrimonial que creó en 1992. Convirtió casi la totalidad de beneficios en dividendos

Barcelona, 18 de febrero de 2020 (04:55 CET)

Para la sociedad luxemburguesa de Sol Daurella, 2019 fue un año de grandes alegrías. La presidenta de Coca-Cola European Partners creó hace casi tres décadas una compañía patrimonial en el principado y tras varias temporadas de vacas flacas, la firma disparó sus ganancias hasta los 26,4 millones de euros. La práctica totalidad de las ganancias fue destinada a dividendos: 25 millones fueron directamente a los bolsillos de la empresaria catalana.

Según las cuentas de la patrimonial a las que ha tenido acceso Economía Digital, la práctica totalidad de los ingresos procede de sus participadas. A través de Indau SARL –así se llama la sociedad--, Daurella controla un porcentaje de Olive Partners, la antigua embotelladora española de Coca-Cola, de forma personal, sin pasar por el holding familiar Cobega.

La dirigente española decidió convertir la práctica totalidad de las ganancias en dividendo. En una junta de accionistas celebrada el pasado 17 de enero, Indau aprobó remunerar a su accionista con un pago de 25 millones de euros. La diferencia es abismal frente a 2018, cuando la compañía no repartió ningún tipo de dividendo entre sus propietarios.

La paga directa para Sol Daurella aumenta de tener en cuenta el salario que percibe como presidenta de Coca-Cola European Partners. A falta de los datos de 2019, la empresaria ganó 677.000 euros durante 2018 por ocupar el trono de la organización. Fue un sueldo agridulce, pues supuso un descenso del 1% frente a lo percibido en 2017.

Sin embargo, no todo fue de color de rosa para Daurella. La compañía mudó en 2016 su sede fiscal a España, por lo que tributa bajo el régimen dictado por las autoridades del país, más impositivas que las luxemburguesas. Así, los balances de la empresa revelan que a cierre de año debía 5,4 millones de euros al fisco español.

Todo el dinero de Daurella

Los 25 millones de euros recibidos por Daurella son la punta de un iceberg procedente de los pagos realizados por Coca-Cola European Partners (CCEP) a sus accionistas. Para este 2020, la cotizada anunció un dividendo de 1,24 euros por acción: un total de 570,6 millones de euros distribuidos; más de la mitad de los 1.090 millones que ganó a lo largo del último ejercicio. De aquí a la empresaria el dinero pasa por varios filtros.

La española tomó el mando de la Coca-Cola en Europa en 2015, cuando se fusionaron las siete embotelladoras del Viejo Continente. En el grupo resultante, la filial ibérica --denominada Olive Partners-- pasó a controlar el 36,1% del capital. Por lo tanto, rumbo a la sociedad viajarán este año 205,4 millones de euros en forma de dividendo. 

Sin embargo, Daurella comparte la propiedad de Olive Partners con, entre otros, la familia valenciana Trénor (21,09%). Olive Partners prácticamente limita se actividad a recibir los pagos de Coca-Cola y destinarlos a sus accionistas. Casi todo lo que ingresa se transforma en dividendo, según consta en las cuentas de la firma depositadas en el Registro Mercantil durante los últimos años. Aquí se difumina la parte del pastel que va a parar a los bolsillos de la catalana. 

A través de Cobega, la familia Daurella controla el 55,7% de la empresa por lo que –de seguir la misma política de dividendos que hasta la fecha— Olive Partners le garantiza 114 millones de euros a la saga. No obstante, la compañía no hace públicos los accionistas que controlan más del 10% de su capital, por lo que alrededor del 24% que no se reparte con los Trénor queda difuminado. 

Es en este porcentaje en el que se encuentra Indau SARL. También tienen presencia los diferentes primos de Sol a través de sus respectivas patrimoniales.

Hemeroteca

Coca-Cola Sol Daurella
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad