Los taxistas de Barcelona mantienen las concentraciones en el centro de la ciudad con motivo de la huelga iniciada el pasado 25 de julio contra el exceso de VTC. EFE/ Enric Fontcuberta.

Sólo diez provincias cumplen con la ley de un VTC por cada 30 taxis

stop

España restringe el número de permisos VTC según el número de taxis por provincia. Madrid multiplica por siete el límite y Barcelona por cuatro

Economía Digital

Los taxistas de Barcelona mantienen las concentraciones en el centro de la ciudad con motivo de la huelga iniciada el pasado 25 de julio contra el exceso de VTC. EFE/ Enric Fontcuberta.

Barcelona, 30 de julio de 2018 (17:21 CET)

Los taxistas paralizaron este lunes algunas de las calles más transitadas de España. La Castellana, en Madrid, o la Gran Vía, en Barcelona, fueron algunas de las vías afectadas por una protesta contra el exceso de vehículos con licencia VTC –el permiso utilizado por plataformas como Uber y Cabify--. El ratio está fijado por ley en un VTC por cada 30 taxis, pero sólo diez provincias cumplen con la proporción.

Solamente Albacete, Badajoz, Huesca, Jaén, Lugo, Toledo, Vizcaya y Zamora tienen una comparación acorde a la norma que el Gobierno de Mariano Rajoy aprobó en 2015, según ABC. A estas ochos provincias se suman Lleida y Soria, donde no existe ningún vehículo con la polémica autorización.

Son rara avis en España, donde la media es de un VTC por cada siete taxis: 9.111 conductores privados por 64.961 taxistas. Más allá de las cifras absolutas está la tendencia. Los VTC se triplicaron en el último trienio mientras que el taxi está prácticamente en los mismos baremos que en el año 2000.

En Madrid: un VTC por cada siete taxis

La media nacional llega impulsada por las 40 provincias restantes. Así, el territorio con mayor volumen de las licencias VTC es Madrid con 4.308 por 15.497 taxis. Es decir: un permiso VTC por cada siete taxis. Además, la capital y su entorno multiplicaron el número de choferes privados en apenas ocho años, pues en 2010 había apenas 597.

El otro gran polo de conflicto es Barcelona, donde Uber tuvo que esperar hasta este mismo marzo para comenzar a operar con una escueta flota de 120 coches. En la provincia catalana conviven cuatro VTC por cada 30 taxis, y la alcaldesa Ada Colau ya se puso en marcha para ordenar el conflicto con un nuevo reglamento que los tribunales paralizaron a los pocos días.

A pesar de moverse en baremos inferiores, las provincias que peor llevan el cumplimiento del ratio son Segovia y Cantabria, con 15 VTC por cada 30 taxis. De cerca les siguen Málaga y Teruel, con 10 VTC por cada 30 taxis.

¿Qué es un VTC?

Los permisos VTC no son precisamente una novedad ligada a la revolución tecnológica. Existen desde hace décadas y tradicionalmente eran utilizados para ejercer de chófer o de conductor de limusina.

No obstante, con la popularización de empresas como Uber y Cabify, la autorización fue vista como una manera para encajar en el marco legal español a pesar de un ser una licencia pensada para este tipo de servicios. Por ejemplo, este tipo de validaciones sólo permiten realizar carreras si fueron contratadas previamente, por lo que prohíbe circular mientras se busca o espera a algún cliente. Además, la recogida debe ser en puntos de encuentro pactados y no en cualquier punto de la calle como si pueden hacer los taxis.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad