Toyota manda a 25.000 empleados a casa

stop

El fabricante japonés pone en marcha un plan para impulsar el teletrabajo entre un tercio de su plantilla

Economía Digital - EFE

El CEO de Toyota Motors, Akio Toyoda, durante la presentación de resultados del fabricante / EFE/Franck Robichon
El CEO de Toyota Motors, Akio Toyoda, durante la presentación de resultados del fabricante / EFE/Franck Robichon

Barcelona, 09 de junio de 2016 (09:59 CET)

Las nuevas formas de trabajo ya están aquí. Toyota Motor, el primer fabricante mundial de automóviles, planea implementar un sistema de teletrabajo para que 25.000 de los empleados de su matriz realicen sus funciones desde casa. El objetivo pasa por mejorar la conciliación entre la vida laboral y familiar de los trabajadores.

La compañía nipona está todavía negociando con los sindicatos las condiciones bajo las que se pondría en marcha este plan pionero. Aunque el objetivo es que se inicie ya este verano, a comienzos de agosto, según ha confirmado a Efe un portavoz de la empresa.

Uno de cada tres trabajadores

La empresa matriz de Toyota cuenta con 72.000 profesionales en plantilla, por lo que este sistema afectaría a un tercio de sus trabajadores. A él se acogerían los empleados con más de cinco años de experiencia en la firma, siempre que trabajen en la sede que la compañía tiene en Aichi, el centro de Japón.

El plan incumbiría a los trabajadores de los departamentos de recursos humanos, contabilidad o ventas, además de algunos empleados en I D y otras áreas de ingeniería, informa el diario Nikkei.

Según los detalles del plan revelados hasta ahora, los empleados trabajarían con un ordenador desde su casa durante prácticamente la totalidad de su jornada laboral –únicamente tendían que acudir a la oficina un mínimo de dos horas a la semana.

Con el objetivo de evitar filtraciones de información confidencial, la compañía instalará equipos informáticos dependientes del servidor central de la empresa.

Un país envejecido

Según ha anunciado Toyota, con este sistema el gigante japonés del motor pretende retener capital humano cualificado y con años de experiencia. Además, ayudaría a evitar la salida de trabajadoras tras el matrimonio o dar a luz –algo relativamente habitual en el país asiático.

Igualmente ayudaría a conciliar la vida laboral y familiar a los trabajadores que tienen a su cargo a progenitores ancianos. Hay que tener en cuenta que Japón tiene una de las esperanzas de vida más altas del mundo y una población cada vez más envejecida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad