Transports de Barcelona prepara un ERE si no hay congelación de sueldos

stop

RECORTES EN LOS BUSES URBANOS

28 de diciembre de 2011 (18:20 CET)

La dirección de Transports de Barcelona recurrirá a un ERE si los sindicatos no aceptan la congelación de los salarios y renuncian a los aumentos del IPC de 2011 y 2012. La empresa, que comenzará este jueves las negociaciones con los representantes sindicales, informó de que TMB (que agrupa el metro y los autobuses) debe hacer un recorte de 56 millones de euros para salvar las finanzas, aunque no detalló qué partida corresponde a cada servicio.

La renuncia de los trabajadores a los aumentos que les corresponde por las subidas del IPC representaría un ahorro de 13,9 millones de euros, según un las cifras de un comunicado interno enviado por la dirección de la compañía el pasado 23 de diciembre.

Transports de Barcelona considera que no hay alternativa a los recortes, y que si no reducen los gastos de personal en la misma proporción que lo ha hecho la Generalitat, se arriesgarían a la pérdida de las subvenciones.

Caída de ingresos

La empresa ha reconocido que afronta un “importante problema de tesorería” debido a que no ha recibido parte de los ingresos provenientes de financiaciones y subvenciones. Esta situación ha ocasionado que la empresa no pueda garantizar el pago de las nóminas con los aumentos del IPC de este año.

La dirección también ha manifestado que si la plantilla no acepta recortes, tendrá que despedir a los 36 conductores que tienen contrato temporal hasta el próximo 8 de enero, algo que ha sido interpretado como una amenaza, según declaró José Luis Martín, representante de CCOO.

La empresa y los sindicatos han pactado reuniones para el 29 de diciembre, 2 y 4 de enero. Marta Labata, directora del personal de la empresa, intentará llegar a un acuerdo con los 14 representantes sindicales antes de finales de enero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad