Una demanda en México arriesga el rescate de Abengoa

stop

Banco Base, acreedor de la filial azteca de la multinacional española por unos 50 millones de euros, confía en que la justicia mexicana admita el concurso solicitado y lo desligue del de España, que pone en peligro las ventas del plan de viabilidad

Abengoa inicia en México la construcción del acueducto de El Zapotillo

Madrid, 19 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

Mientras los abogados de las partes firmantes del rescate de Abengoa se afanan en plasmar el documento que recoja los términos legales del acuerdo alcanzado el pasado 10 de agosto, para, a partir de ahí, buscar el 75% de las adhesiones de los acreedores y remitírselas al juez, los litigios en torno a las filiales fuera de España siguen su curso.

En este sentido, la próxima semana se convierte en clave para saber qué va a pasar finalmente con la demanda de concurso interpuesta por la entidad financiera Banco Base para intentar recuperar los 50 millones de euros (unos 230 millones de pesos) invertidos en la compra de bonos de Abengoa México.

Informe clave

Al respecto, el próximo miércoles 21 de septiembre finaliza el plazo que, a petición del Banco Base, tiene el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom) para emitir dictamen respecto a si, efectivamente, Abengoa México está o no en concurso.

En las vistas previas de este litigio, la filial azteca de Abengoa ha reconocido los impagos de  las emisiones de bonos, pero también ha negado legitimidad a la demanda de Banco Base, al estimar que su tesorería queda centralizada en la matriz española.

Además, ha presentado como argumento de peso ante la juez mexicana el acuerdo de rescate alcanzado el pasado 10 de agosto.

Prevalencia de los concursos

Por su parte, Banco Base ha alegado que ese extremo todavía no ha sido aprobado por el juez de Sevilla que lleva el concurso de Abengoa –el próximo 28 de octubre vence el plazo para que el juez homologue el acuerdo de rescate– y que, por lo tanto, el preconcurso en España no puede tener efectos en México al tratarse de empresas constituidas en dos países diferentes.

De esta manera, apunta la entidad financiera azteca que, de seguir adelante el concurso contra Abengoa, se pondría en tela de juicio cualquier pacto pasado o que se pretenda realizar con sus acreedores en el futuro, así como vender activos, incluyendo transferencias de recursos o valores a favor de cualquier tercero.

Medidas cautelares

En este proceso abierto en México también se han dictado medidas cautelares que prohíben hacer pagos de obligaciones vencidas con anterioridad a la fecha de admisión del concurso mercantil.

Precisamente este extremo, el de la venta de activos, es uno de los ejes sobre los que se pivota el plan de viabilidad, presentado por la empresa española y sus acreedores el pasado 16 de agosto, ya que en México se encuentran algunos de los grandes proyectos que deben ser vendidos para pagar a los acreedores.

Sin las ventas de México no hay plan de viabilidad

Sin ir más lejos, para dentro de un año está previsto que finalice la central de cogeneración con una potencia de 220 megavatios, denominada A3T, valorada en casi 1.000 millones de euros.

Tras la venta de A3T, entre 2018 y 2020 se contempla la finalización de otros proyectos de Abengoa en México, como las centrales de ciclo combinado A4T y Norte 3 o el acueducto El Zapotillo, cuyas obras se acaban de iniciar este verano.

En principio, el litigio de Abengoa México no parece que vaya a alterar los extremos del acuerdo de rescate, pero una decisión favorable al concurso promovido por Banco Base podría volver a generar dudas entre acreedores, fondos y bonistas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad