Veritas seguirá creciendo en facturación y tiendas

stop

DISTRIBUCIÓN

El director general de Veritas, Silvio Elías | EP

24 de octubre de 2012 (17:14 CET)

La compañía de alimentación ecológica Veritas prevé cerrar el ejercicio de 2012 con una facturación que rondaría los 21 millones de euros, un 6% más respecto a 2011, según ha indicado el director general de la compañía catalana, Silvio Elías, durante la presentación de un nuevo establecimiento situado en el centro de Barcelona, junto a Passeig de Gràcia.

Elías ha destacado "el compromiso con el territorio" de la empresa para ofrecer productos de proximidad y de calidad a partir de más de 4.500 referencias --de las cuales, 400 son de la marca Veritas-- y más de 200 proveedores, y ha avanzado que espera invertir cerca de un millón en 2013 para abrir nuevos locales.

Expansión

Seguir con la expansión en territorio catalán es una prioridad para la empresa, aunque también se muestra interesada en incrementar su presencia en las Islas Baleares, y conseguir entrar en el mercado madrileño, el cual se resiste al no encontrar la ubicación adecuada y porque el consumo ecológico no está tan consolidado como en Catalunya, aunque Elías ha declarado que por ahora no tienen intención de una expansión internacional, más allá de la presencia de Veritas en Andorra.

El nuevo local ha supuesto una inversión de medio millón, cuenta con 350 metros cuadrados y da trabajo a 11 empleados, convirtiéndose en el establecimiento número 25 de la firma ecológica, que se suma a la tienda on line, inaugurada en septiembre, y que en estos momentos representa un 1% de las ventas totales.

La tienda situada en calle Còrsega contará con un nuevo servicio basado en la comercialización de platos preparados, siguiendo la línea ecológica de la marca, pensado para los empresarios que se encuentran en un punto estratégico en el que se concentran un gran número de oficinas en Barcelona, según Elías.

Más barato

Veritas ha reducido en sus 10 años de historia en torno a un 30% el coste de la cesta de la compra entre las 100.000 familias clientes de la empresa catalana, 70.000 de ellas asiduas a sus establecimientos, una reducción que, entre otros motivos, se ha conseguido gracias al acceso directo a los productos del campo.

La compañía también colabora con 35 centros educativos de la ciudad de Barcelona y de su provincia para suministrar pan a cerca de 25.000 alumnos y profesores, una experiencia que ha tildado de satisfactoria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad