Volvo probará sus coches automáticos en las carreteras de China

stop

La automotriz sueca probará hasta cien vehículos en autovías y carreteras del país asiático. El intenso tráfico y la alta densidad de vehículos en China son condiciones ideales para estas pruebas

Volvo quiere ser la primera automotriz en fabricar coches sin conductor masivamente.

Barcelona, 10 de abril de 2016 (18:27 CET)

Volvo quiere ganar la carrera por desarrollar un coche sin conductor que sea confiable y seguro, y apuesta al doble al usar las carretera de China como laboratorio.

El país asiático, gracias a su boom económico, se ha convertido en el mayor fabricante de automóviles del mundo. Y su incipiente clase media en una de las mayores compradoras de vehículos, lo que implica que las grandes ciudades sufran de atascos monumentales.

Pero en Volvo consideran que estas condiciones son ideales para probar los coches sin conductor, y piensa lanzar cien modelos por toda clase de calles y carreteras, desde accesos a pueblos a autovías congestionadas.

Un mercado apetecible

La automotriz ve en China un mercado muy interesante. "En este país hay cientos de miles personas sentadas en sus coches, perdiendo mucho tiempo, y que pueden ser nuestros clientes potenciales", dijo el presidente de Volvo, Hakan Samuelsson.

Aunque siempre se la reconoce como la automotriz sueca por excelencia, Volvo pertenece al grupo industrial chino Zhejiang Geely Holding Group Co. La empresa no precisó cuándo comenzarán sus pruebas, pero están negociando con las autoridades del país para obtener los permisos y las condiciones para su experimento.

Y el programa terminará de tomar forma cuando también se realicen las pruebas programadas en la ciudad sueca de Gotermburgo, con otras cien unidades. Además la empresa planea que su modelo S90 sea el primer coche en venderse en Estados Unidos con un sistema de conducción semi-automática, que sólo podrá aplicarse en autopistas.

Menor siniestralidad

El anuncio de las pruebas fue anunciado en la conferencia realizada en Beijing, presentada como "Conducción automática – China puede tomar la delantera". Allí se precisó que los errores humanos causan 9 de cada 10 accidentes de automóviles, por lo que Samuelsson dijo que la siniestralidad se reduciría notablemente si hubiera más coches automáticos.

El ejecutivo reconoció que los consumidores pueden ser escépticos ante estos nuevos modelos sin conductor, pero que la garantía de seguridad que históricamente ha tenido Volvo es uno de los valores que piensa explotar para vender estos coches. Por ello, Volvo quiere llegar antes que Mercedes, Audi, Tesla y Google en fabricar el primer coche sin conductor que tenga llegada masiva.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad