El Banco de España vaticina que el PIB rondará el 0,5% en el primer trimestre

La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado subraya que la creación de empleo está manteniendo un "elevado dinamismo" en los primeros meses de 2024

La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado.

La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El Banco de España (BdE) estima que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) se situará en torno al 0,5%. Concretamente, ha vaticinado que superará el 0,4% estimado en su último ejercicio de proyecciones pero no alcanzará el 0,6% obtenido en el último trimestre del año pasado.

Así lo ha dado a conocer la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, quien también ha subrayado que la creación de empleo está manteniendo un «elevado dinamismo» en los primeros meses de 2024, favorecida, como en trimestres anteriores, por el impulso proveniente de los trabajadores de nacionalidad extranjera.

Crece la confianza de los consumidores, la industria y los servicios

Durante su intervención en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Granada, se ha pronunciado sobre los indicadores de confianza y ha apuntado que el sentimiento económico se ha incrementado a causa de la mejora de la confianza de los consumidores, la industria y los servicios. A la vez, ha señalado que los índices de gestores de compras (PMI), también han mostrado un comportamiento favorable al exceder el nivel 50, el límite entre contracción y expansión de la actividad.

En contraposición, la facturación ha registrado una caída en la Encuesta del Banco de España sobre la Actividad Empresarial (EBAE), en consonancia con la previsión de crecimiento de la economía que se situará por debajo de la marcada en el cuarto trimestre del año. Sobre las nuevas operaciones de crédito, ha asegurado que están consolidando su recuperación sobre todo en los hogares, mientras el coste de la financiación «todavía elevado», está empezando a bajar especialmente en el segmento de adquisición de vivienda.

Por su parte, los criterios de concesión de préstamos se mantuvieron estables en el primer trimestre o se endurecieron a un menor ritmo que en el trimestre precedente, en línea con lo esperado por las entidades de crédito, una dinámica que se espera que sea similar para el segundo trimestre del año, según la subgobernadora del Banco de España.

Asimismo, ha indicado que la demanda de crédito para consumo y otros fines se mantuvo estable en los tres primeros meses del año, mientras que volvió a contraerse en las otras dos modalidades. Entre abril y junio se prevé un leve aumento de la demanda de los hogares y que las peticiones de fondos de las empresas no varíen.

Revisa al alza sus previsiones

La institución encabezada por Pablo Hernández de Cos también ha revisado al alza sus proyecciones de cara a este año, al situar el crecimiento del PIB tres décimas por encima respecto la última previsión, al 1,9%. De la misma manera, ha augurado que el crecimiento de la economía el año siguiente será también del 1,9%.

La disipación gradual del impacto negativo del endurecimiento de la política monetaria sobre la actividad, el avance de las rentas reales y reactivación paulatina de la economía europea y global y el mayor despliegue de los fondos ‘Next Generation EU’ y crecimiento poblacional previsto contribuirán de forma positiva a dinamizar la actividad durante el horizonte de proyección, ha destacado Delgado.

También se ha referido al agotamiento de «algunos vientos de cola» que han impulsado recientemente el crecimiento, persistencia de considerables tensiones geopolíticas y precios de la energía por encima de su nivel pre-pandemia y posibles elementos estructurales en la debilidad reciente de la inversión como algunos de los factores que contribuirán de forma negativa.

El Banco de España ha revisado a la baja en seis décimas su previsión de inflación hasta el 2,7%, a causa de los menores precios de la energía observados en los últimos meses, pero también unas perspectivas más favorables para los próximos trimestres, así como por la extensión parcial, no contemplada en las proyecciones de diciembre, de algunas de las medidas desplegadas ante la crisis energética. Para 2025, se espera un 1,9% y en 2026, un 1,7%.

Por otro lado, se estima una tasa de paro en el 11,6% en 2024, un 11,5% en 2025 y un 11,3% en 2026; un déficit en la financiación de las administraciones públicas sobre el PIB del 3,5% hasta 2026, medio punto por encima del compromiso con la Unión Europea (3%), y una deuda de las administraciones sobre el PIB del 106,5% en 2024, 107,2% en 2025 y 108,4% en 2026.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp