Bruselas pide a España una política fiscal “prudente” tras analizar los Presupuestos

La Comisión Europea exige prudencia en la adopción de ayudas fiscales para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas a medio plazo

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. EFE

Matices de Bruselas al borrador de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de España que encauzan su tramitación tras haber atado el Gobierno los apoyos de ERC, Bildu y PNV. La Comisión Europea valida las nuevas cuentas del Ejecutivo pero vuelve a reiterar su petición de una política fiscal “prudente” ante la alta deuda pública española.

“Dado el nivel de deuda pública de España y la elevada retos de sostenibilidad a medio plazo antes del estallido de la pandemia de la Covid-19, al tomar medidas presupuestarias de apoyo, es importante preservar política fiscal prudente para asegurar unas finanzas públicas sostenibles en el medio término”, señala la Comisión Europea en el dictamen sobre el proyecto de plan presupuestario de España.

Lo cierto es que la Comisión Europea ha venido advirtiendo a España en los últimos meses sobre la necesidad de desarrollar una política “prudente” a pesar de seguir viendo conveniente continuar con la política de estímulo, es decir, priorizar el gasto público para garantizar la salida de la crisis el próximo año y a continuación caminar hacia la estabilización de las finanzas públicas.

Con motivo de la suspensión de las reglas fiscales en 2020 y 2021, la Comisión se limita a evaluar las cuentas públicas de cada Estado miembro y realizar consideraciones, pero no aprueba o suspende los borradores presupuestarios. El Ejecutivo comunitario señala que, tal y como recomendó el Consejo Europeo, España tiene previsto proporcionar un apoyo continuo a la recuperación mediante el uso del instrumento de Recuperación y resiliencia para financiar inversión. Como recomendó el Consejo, España también planea preservar a nivel nacional Inversión financiada.

Según Bruselas, en 2022, con base en la previsión de la Comisión e incluyendo la información incorporada en el proyecto de Plan Presupuestario de España, la postura fiscal, incluido el impulso proporcionado por el Fondo de Recuperación y Resiliencia, se prevé que sea “contractivo”.

La Comisión cree que la intención del Gobierno de Pedro Sánchez de rebajar el déficit público al 8,4% del PIB este año y al 5% en 2022 está “en línea con las previsiones de la Comisión” y en su informe subraya que la “recuperación económica está ganando terreno”, ya que las medidas de apoyo a nivel nacional y europeo han reforzado la recuperación del mercado laboral y aliviado los efectos de la crisis en las empresas. El crecimiento y los fondos europeos “ayudarán a reducir el déficit y la deuda”, añade.

Avisa sobre las diferencias en las previsiones económicas

El dictamen de Bruselas sobre el borrador del plan presupuestario español llega apenas dos semanas después de que la Comisión redujese en sus previsiones de otoño el crecimiento de la economía española, hasta el 4,6% en 2021 y al 5,5% en 2021, frente al pronóstico que mantiene el Gobierno español de un repunte del 6,5% y el 7%, respectivamente.

Las diferencias en las proyecciones se explican en gran medida, sobre todo para 2021, a la importante revisión del crecimiento realizada por el INE para el segundo trimestre, que lo revisó a la baja pasando del 2,8% al 1,1%, algo que sí se refleja en las previsiones de otoño de la Comisión pero no en el proyecto presupuestario, recuerda Bruselas.

“Como resultado, hay algunas diferencias en la composición del crecimiento, especialmente en las áreas de inversión y el consumo privado, en el que el Proyecto de Plan Presupuestario prevé un mayor crecimiento de las tasas en ambos años”, explica.

Con todo, Bruselas apunta que, en general, los supuestos macroeconómicos que sustentan el Proyecto de Plan Presupuestario son favorables tanto en 2021 como 2022, y además “España cumple con el requisito del reglamento europeo, ya que el proyecto de presupuesto se basa en un respaldo independiente de previsiones macroeconómicas“, tras haber recibido el aval de la AIReF.

España y Eslovaquia, únicos Estados con política fiscal restrictiva en 2022

Más allá de sus consideraciones, la Comisión sostiene que España y Eslovaquia serán los únicos Estados miembros de la UE que presentarán en 2022 una política fiscal restrictiva, de forma que priorizarán la contención del gasto público mientras que el resto de Estados proseguirán con una política expansiva.

Eso sí, España permanece entre la docena de países comunitarios con desequilibrios macroeconómicos por su alto nivel de déficit y deuda pública, el elevado paro, la deuda del sector empresarial y el riesgo de acumulación de activos tóxicos en el sector bancario. De igual forma, estima que las subvenciones del ‘Next Generation EU’ financiarán el próximo año el 24% del total de medidas de apoyo a la recuperación y calcula que los Estados gastarán más del 40% del importe total de las ayudas asignadas.

Hasta la fecha han recibido la aprobación 22 planes nacionales de recuperación y resiliencia, lo que ha desbloqueado desembolsos como anticipos de de 52.300 millones de euros para 17 Estados desde el pasado agosto. El conjunto de planes aprobados suponen 291.000 millones en subvenciones y 154.000 millones en préstamos.

Pide revisar periódicamente las medidas de apoyo

La Comisión recuerda la importancia de la composición de las finanzas públicas y la calidad de las medidas presupuestarias, incluso mediante inversiones que fomenten el crecimiento, en particular, apoyando la transición verde y digital. En este sentido, el borrador del Plan Presupuestario contiene “medidas detalladas que van en esa dirección y fomentan la transición digital, aumentando la conectividad y reforzando la ciberseguridad”.

Cita en concreto diferentes planes de acción como el Plan de Conectividad e Infraestructuras Digitales para Sociedad. La transición verde también ve que “está cubierta” por la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética y Plan Hidrológico Nacional 2021-2027, así como un mayor apoyo público a la I + D y la transferencia de conocimientos a través de la Agencia de Investigación y Red Cervera, entre otras acciones. 

Con todo, y teniendo en cuenta la “solidez de la recuperación”, la Comisión invita a España a “revisar periódicamente el uso, la eficacia y la adecuación de las medidas de apoyo y estar preparados para adaptarse ellos como necesarios para las circunstancias cambiantes”.