Así puedes cargar tu coche eléctrico con paneles solares para ahorrar

El vehículo se puede cargar tanto con una instalación fotovoltaica aislada como de autoconsumo

Placas solares./ Pixabay

A pesar de que en los últimos días, el precio tanto de la gasolina como del gasóleo ha experimentado un descenso, continúa siendo elevado en comparación con los precios previos al estallido de la guerra en Ucrania. En este contexto, son muchas las personas que se plantean la compra de un vehículo eléctrico.

Cabe destacar que este tipo de vehículos se pueden recargar con energía solar, pero conviene tener en cuenta que, para ello, es indispensable disponer de una instalación fotovoltaica, tal y como remarca el portal inmobiliario Idealista.

La instalación fotovoltaica aislada funciona de forma independiente a la red eléctrica. Dado que la energía se acumula en baterías, si un día no hace el sol suficiente puede ocurrir que no haya la cantidad de energía necesaria para cargar el coche.

Por otro lado, la instalación fotovoltaica de autoconsumo, sí está conectada a la red eléctrica y puede funcionar a través de una gestión de excedentes con derecho a compensación o sin compensación. De esta manera, la compañía en la que se tenga contratada la luz, paga por la electricidad que se genera y no se consume.

Sin embargo, es necesario tener en mente que para calcular el número de placas solares que nos harán falta para cargar el vehículo, se debe analizar distintos factores. Por ejemplo, el consumo doméstico, la capacidad de batería del coche o la zona geográfica.

Asimismo, será necesario comprar un cargador compatible con los paneles solares. De hecho, en la actualidad, existe un amplio rango de modelos que ofrecen distintas soluciones por un precio relativamente económico.

Por ejemplo, algunos cargadores permiten cargar de forma simultánea energía solar y de red eléctrica, lo que no solo facilita una carga más rápida si no que también contribuye al ahorro en el recibo de la luz.

Otro factor a tener en cuenta es el tiempo que necesita el vehículo eléctrico para recargarse a través de los paneles solares. Para cargar de forma diaria el coche, se puede elegir entre distintos tipos de potencia. Si bien para un uso moderado será suficiente con 3,45 kW, se aconseja dejar un poco de margen.

La velocidad de carga variará dependiendo de la capacidad que tenga la batería del coche, el tipo de cargador y la potencia que se tenga contratada. Una carga de batería a 11 kW requiere de unas seis horas de carga, en cambio, si la carga es a 22 kW, el tiempo total será de tres horas.