La confianza del consumidor cae por primera vez en 2021 ante la quinta ola

La confianza de los consumidores bajó en julio por primera vez en 2021 la peor valoración de la situación actual y de las expectativas, coincidiendo con la quinta ola.

Terrazas en Valencia. / EFE

Terrazas en Valencia. / EFE

La peor valoración de la situación actual y de las expectativas que tienen los españoles sobre la economía española, coincidiendo con la quinta ola de la pandemia de la Covid-19, ha lastrado la confianza de los consumidores en julio, provocando la primera caída de este indicador en lo que va de año.

El mes de julio ha cerrado con un índice de confianza del consumidor (ICC) de 91,9 puntos, lo que supone una caída de 5,5 puntos respecto al dato del mes anterior, aunque sigue por encima de los resultados obtenidos desde agosto de 2019.

Este descenso se explica tanto por la caída del componente referido a la valoración sobre la situación actual, que cae 2,3 puntos respecto a junio, hasta 73,6 puntos, como a la peor valoración de las expectativas, que cede 8,8 puntos, hasta los 110,3 puntos.

Cae por primera vez en 2021 pero mejora respecto a 2020

El índice de confianza del consumidor se calcula tomando en cuenta tanto la percepción de la situación actual como las expectativas de los consumidores, por lo que puede decirse que este estudio del CIS se evidencia la incidencia de la quinta ola de contagios de la pandemia en las expectativas de los españoles.

De hecho, el retroceso de 5,5 puntos de la confianza de los consumidores supone la primera caída en lo que va de año, ya que desde el arranque del ejercicio 2021, y a pesar del mal inicio económico y la tercera y cuarta ola, este indicador ha ido paulatinamente mejorando hasta ahora.

A pesar del descenso de este mes, desde enero de este año la confianza de los consumidores se ha incrementado un total de 36,2 puntos, la valoración de la situación actual ha aumentado 40,7 puntos y la valoración de las expectativas ha subido 31,7 puntos.

Además, en relación con el mes de julio del año anterior, la evolución es positiva, puesto que el índice de confianza de consumidores repunta 38,9 puntos, respecto a los 53,1 puntos de entonces, gracias al aumento de 43,5 puntos de la valoración de la situación actual y los 34,2 puntos más sobre las expectativas.

Peor previsión sobre la economía y el empleo

El CIS explica que la pérdida de 2,3 puntos en el índice de valoración de la situación actual en julio, hasta 73,6 puntos, se debe a la evolución de las valoraciones de sus tres componentes: la valoración de la situación económica actual baja 6,3 puntos respecto al mes anterior y la valoración del mercado de trabajo cae 5,7 puntos respecto al mes de junio.

Por el contrario, en el caso de la valoración de la situación de los hogares hay un incremento de 5 puntos en el último mes. En el caso de las valoraciones de la situación económica y del mercado de trabajo, pese a este descenso, se sitúan a nivel de las valoraciones de finales del 2019.

En cuanto a las expectativas, el retroceso de 8,8 puntos, hasta 110,3 puntos, obedece a la bajada de la valoración de la evolución de la economía en el futuro inmediato (108,7 puntos; 14,8 menos), sobre el futuro del mercado de trabajo (10,6 puntos; 12,1 menos) y la futura evolución de los hogares (permanece en 112,6 puntos).