La deuda de empresas y familias sube en más de 29.000 millones en el segundo trimestre

Los hogares aumentaron sus ahorros un 7,2% en el segundo trimestre, si bien elevaron su deuda en 1.000 millones, mientras que las empresas lo hicieron en 28.000 millones

Un vecino de Barcelona se dirige a realizar sus compras por el centro de la ciudad, en plena pandemia de coronavirus | EFE/Enric Fontcuberta/Archivo

Un vecino de Barcelona se dirige a realizar sus compras por el centro de la ciudad, en plena pandemia de coronavirus | EFE/Enric Fontcuberta/Archivo

El impacto de la crisis de la Covid-19 en España sigue sucediéndose a pesar del inicio de la recuperación desde finales de marzo, y muestra de ello es el repunte de la deuda consolidada de las empresas y de las familias, que subió en 29.000 millones en el segundo trimestre (+1,8%), al superar los 1,67 billones de euros, el 144,2% del PIB.

Así se desprende de las Cuentas Financieras de la economía española, elaboradas y publicadas este lunes por el Banco de España, que reflejan que el repunte de la ratio de endeudamiento sobre PIB se debió al aumento de la deuda (numerador de la ratio) y, en mayor medida, al descenso del PIB (denominador de la ratio).

El alza de la deuda agregada de empresas y hogares se debió a un aumento del pasivo en ambos sectores, ya que la deuda consolidada de las sociedades no financieras aumentó un 3%, hasta los 961.000 millones de euros, el 82,8% del PIB. Si se incluyese la deuda interempresarial la ratio alcanzaría el 106,4% del PIB. Entre tanto, la deuda de los hogares e instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares (Isflsh) repuntó también aunque en menor medida, hasta los 712.000 millones, el 61,4% del PIB.

De esta forma, en un año se ha elevado la deuda empresarial en 28.000 millones de euros, lo que evidencia el impacto de la crisis en el sector empresarial, superior a las familias, que ha aumentado en menor medida, en torno a 1.000 millones, algo que podría explicarse por las medidas de sostenimiento de rentas aprobadas por el Gobierno, como los ERTE o las distintas prestaciones.

La riqueza de los hogares aumenta un 7,2%

A pesar del aumento de la deuda de las familias, los hogares e ISFLSH lograron incrementar su riqueza financiera, que se mide por la diferencia entre los ahorros que atesoran y las deudas que acumulan, al aumentar un 7,2%, hasta los 1,71 billones de euros al final del segundo trimestre.

En relación con el PIB, los activos financieros netos representaron el 147,7%, ratio que fue 11,1 puntos porcentuales superior a la de un año antes debido tanto al aumento de los activos financieros netos como al retroceso del PIB.

La riqueza de los hogares se mantiene todavía en niveles muy por encima de los niveles previos a la crisis económica de 2008, ya que en el primer semestre de 2007, justo antes del comienzo de la recesión, rozaba el billón de euros.

Un grupo de personas viaja en la línea uno del metro de Madrid durante la crisis del coronavirus.EFE/Archivo

Los activos financieros de los hogares e ISFLSH alcanzaron a finales del segundo trimestre de 2021 un importe total de 2,48 billones de euros, un 5,1% superior al de un año antes, un alza que refleja la adquisición neta de activos financieros, que fue de 68.800 millones de euros en el último año, a la que se sumó una revalorización de los mismos de 51..100 millones de euros.

En relación con el PIB, los activos financieros de los hogares e ISFLSH representaron un 214,1% a finales del segundo trimestre, 12,1 puntos porcentuales más que un año antes, debido al aumento de los activos y al retroceso experimentado por el PIB.

Mayor peso de activos en efectivo y depósitos

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se encontraba en el segundo trimestre en efectivo y depósitos (41% del total), seguido de participaciones en el capital (25%), seguros y fondos de pensiones (16%) y participaciones en fondos de inversión (15%).

El componente de participaciones en fondos de inversión fue el que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares (en 1,8 puntos porcentuales) con respecto a un año antes, mientras que el peso de las participaciones en el capital fue el que más cayó (-1,5 puntos porcentuales), como resultado del componente de transacciones, que fue negativo.

Los hogares captaron financiación de 6.000 millones

Entre abril y junio, las operaciones netas acumuladas en los últimos cuatro trimestres, correspondientes a la financiación consolidada recibida por las empresas y los hogares e ISFLSH, fue de 34.400 millones de euros, lo que representó un 3% del PIB. En términos netos, las sociedades no financieras captaron financiación nueva equivalente al 2,5% del PIB y los hogares e ISFLSH hicieron lo propio por un importe que supuso un 0,5% del PIB, unos 6.000 millones de euros.

Asimismo, las operaciones financieras netas de los sectores residentes (empresas, hogares, instituciones financieras y administraciones públicas) mostraron en el segundo trimestre un signo positivo (financiación neta otorgada) de 15.500 millones de euros, equivalente al 1,3% del PIB, frente al 1,9% observado un año antes.

Se registraron caídas de este neto en las administraciones públicas (-8,7% del PIB) y, en menor medida, los hogares (4,6% del PIB frente al 5,1% acumulado hasta junio de 2020). En sentido contrario, el saldo en términos de PIB en el caso de las instituciones financieras aumentó hasta el 2% del PIB.

Dentro de las instituciones financieras, el saldo del Banco de España fue de un 0,2% del PIB, el de otras instituciones financieras monetarias un 2,1% y el de las instituciones financieras no monetarias un 1,1%.