El nuevo plan Moves de Sánchez no arranca: las ventas de coches pasan de largo

Los vehículos eléctricos apenas representan el 5% del total de las matriculaciones, el mismo porcentaje que antes de la presentación del ambicioso programa de estímulos

Concesionario de coches de diferentes marcas este lunes en Bilbao. EFE/LUIS TEJIDO

Tras el fracaso del plan Renove presentado en verano, la nueva edición del plan Moves no arrancó con buen pie. El programa de incentivos para el coche eléctrico no logró incrementar las ventas de los coches limpios en España en sus primeras semanas de vida: la cuota de mercado sigue estancada alrededor del 5% de las ventas a pesar de los 400 millones en estímulos presupuestados por el Gobierno.

Según los datos hechos públicos este lunes por la patronal de fabricantes Anfac, las matriculaciones de automóviles eléctricos o híbridos enchufables representaron el 5,2% de las 78.595 unidades comercializadas en España. La cifra sigue muy lejos del aproximadamente 10% que este tipo de vehículos representan de media en Europa.

Fue el primer mes en el que se podían solicitar los fondos del nuevo Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves). En el sector había mucha expectativa para ver como recibían los clientes el programa. Por el momento: indiferencia fue el sentimiento que generó.

Si bien es cierto que el Ejecutivo presentó su plan el pasado 9 de abril, las ayudas estuvieron disponibles a partir del mismo día 10. Y alcanzaban los 7.000 euros si se achatarraba un coche antiguo. Durante las tres primeras semanas del plan, la cuota de mercado de los automóviles enchufables no varió respecto a los registros de los anteriores meses de 2021.

Los informes de matriculaciones de Anfac revelan que en marzo la cuota alcanzó el pico del 6,4%. En febrero, los eléctricos representaron el 5,3% del total de las ventas y en enero el 4,6%. Los datos, eso sí, son muy superiores al 3% en el que se movía la industria en febrero de 2020, antes del estallido del coronavirus, o el 1,1% cosechado en abril de 2019, el mes con el que se comparan las ventas para eliminar distorsiones.

En Europa, solo Hungría y República Checa están más atrasadas que España con el coche eléctrico

A pesar del dato, fuentes del sector valoran positivamente la cifra conseguida. Sin embargo, advierten de que el mercado “no puede absorber” una llegada masiva del vehículo limpio debido a la falta de puntos de carga. Según el Barómetro de la Electromovilidad de 2020 existen seis tramos en la Península Ibérica en la que no hay cargadores eléctricos durante más de 100 kilómetros y solamente Hungría y República Checa están más atrasados que España en el continente.

Las cifras quedan lejos de los objetivos fijados. El sector se impuso como objetivo lograr su descarbonización completa en 2040. Mientras, El Gobierno quiere tener cinco millones de vehículos eléctricos en las carreteras para 2030, una cifra para la que en 2023 ya habría que haber alcanzado las 250.000 unidades.

El Gobierno quiere evitar el fracaso del ‘plan Renove’

Aunque todavía tiene camino por recorrer, los primeros pasos del Moves III recuerdan al fallido plan Renove lanzado el pasado verano. Solamente se utilizaron 37,7 millones de los 250 millones de euros disponibles en el paquete de incentivos diseñado para reactivar las ventas. A pesar de solo haber gastado el 15% de los fondos, el Gobierno se negó a prorrogar las ayudas, que sí tenían presupuesto para vehículos de gasolina y diésel.

Ahora, la tercera edición del Moves cuenta con un presupuesto de 400 millones de euros y estará vigente hasta 2023. El plan, ampliable hasta los 800 millones, supondrá que las ayudas a la compra de coches eléctricos podrán alcanzar los 7.000 euros. Queda supeditado, eso sí, a la llegada de los fondos europeos Next Generation EU.

En el nuevo paquete, el incentivo máximo para la adquisición de un turismo será de 7.000 euros frente a los 6.500 del Moves II y para la compra de una moto será de 1.300 euros. A cambio, habrá que achatarrar un vehículo de más de siete años de antigüedad. De no jubilar ningún automóvil, el máximo a percibir se reducirá a 4.500 euros.

Sin vender eléctricos no se fabricarán eléctricos

Tanto la patronal como los grandes fabricantes de automóviles siempre avisaron que sin un mercado interior fuerte sería muy complicado que las compañías apostaran por producir vehículos eléctricos en la red de plantas española. De hecho, Seat supeditó sus planes de ensamblar coches limpios en Martorell (Barcelona) a que la cuota de mercado ascendiese al 10% –la media continental–.

Además, los puntos de carga deberían ascender desde los 8.000 actuales hasta los 28.000. “Es un requisito, sí”, dijo de manera rotunda el presidente de la compañía, Wayne Griffiths, cuando se le preguntó.