El paro baja en 39.012 personas en abril aunque 638.283 trabajadores siguen en ERTE

España registró su mejor dato de creación de empleo desde julio gracias al efecto del calendario, ya que sin él pierde 9.800 cotizantes

Las oficinas del SEPE

Las oficinas del SEPE

El mercado laboral no empezó con buen pie el año 2021 al acumularse la tradicional destrucción de empleo tras las Navidades y el impacto de la tercera ola de la Covid-19, si bien parece recuperar progresivamente el pulso a pesar de las restricciones impuestas por el coronavirus, ya que se registró un segundo descenso consecutivo en la cifra de parados.

En concreto, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo en abril, coincidiendo con cierto inicio de la campaña turística,  bajó en 39.012 personas, un 1% menos, marcando el menor descenso en este mes desde el año 2012. En términos desestacionalizados, el paro registrado subió en abril en 52.469 personas.

Así se desprende de los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Trabajo y por el Ministerio de Inclusión Seguridad Social y Migraciones, que reflejan, no obstante, una cifra de parados de 3.910.628 desempleados, con lo que se mantiene por debajo del nivel de los 4 millones. A su vez, se crearon 134.396 empleos, el mayor repunte desde julio pero el menor en ese mes desde 2014, con lo que la cifra de afiliados a la Seguridad social alcanzó los 19.055.298 cotizantes.

De esta forma, respecto a abril de 2020 el paro se ha incrementado en 79.425 personas (2,07%), mientras que se han recuperado 596.631 afiliados medios, un 3,2% más.

En cualquier caso, la cifra de parados de abril no incluye de nuevo a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), mecanismo bajo el que permanecían 638.283 trabajadores en el mes de abril, 36.621 menos que en marzo.

“Efecto más negativo que positivo de la Semana Santa”

Entre los factores que han influido en la evolución de las cifras se encuentra la celebración de la Semana Santa en abril, con un efecto “más negativo que positivo”, y las restricciones, según han indicado el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, y el secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo, en rueda de prensa para presentar los datos.

“Los datos dan continuidad a un proceso de reducción del paro que con toda probabilidad, o al menos tenemos la esperanza, continúe durante los próximos meses, siempre que sea acompañado con una evolución positiva de la crisis sanitaria», ha asegurado Pérez Rey, quien ve un dato “muy positivo” la reducción de 39.000 parados, acumulando en dos meses un descenso de 100.000 personas.

Arroyo ha explicado que el mes de abril suele ser de crecimiento “muy fuerte” para la afiliación, pero se ha visto lastrado por la persistencia de ciertas restricciones, al tiempo que el factor Semana Santa tiene históricamente un efecto “prácticamente neutro”.  De hecho, este año ha sido “más negativo que positivo”, ya que los efectos positivos del alza habitual en actividades como la hostelería no han compensado en la misma magnitud los negativos, como el retroceso que se da en esos días en la construcción o la industria. 

El Ministerio de Trabajo destaca que el desempleo baja en casi todas las comunidades autónomas, en los cuatro sectores de actividad, en ambos sexos y en todos los tramos de edad, lo que le aporta una “importante consistencia a la tendencia de reducción del desempleo en este mes.”

Por regiones, el paro bajó en 14 comunidades autónomas, especialmente en Galicia (-9.941), Cataluña (-8.715) y País Vasco (-3.039), mientras que el número de inscritos aumentó en Canarias (1.873 personas) y ligeramente en Comunidad Valenciana (389) y Cantabria (34).

El descenso del paro se trasladó más al desempleo masculino, con 1.647.503 parados, 24.038 menos (-1,44%), en tanto que el femenino se situó en 2.263.125, al caer en menos medida, 14.974 mujeres (-0,66%). El desempleo entre los menores de 25 años bajó en 1.909 personas (-0,53%) y baja entre los de 25 y más años, con 37.103 personas menos (-1,03%). 

La Seguridad Social gana 134.396 afiliados en abril

A su vez, el cuarto mes del año cerró con una ganancia de 134.396 cotizantes a la Seguridad Social respecto a marzo, un 0,71% más, por lo que registró su mejor dato desde el mes de julio y situó el número total de ocupados en 19.055.298 cotizantes. De los nuevos cotizantes, un 53,4% eran hombres.

No obstante, en términos desestacionalizados y corregidos de calendario, el sistema perdió 9.808 cotizantes en abril, hasta un total de 19.019.624 ocupados, por lo que encadena tres meses consecutivos de disminuciones en la serie desestacionalizada.

En abril sumaron afiliados medios todas comunidades autónomas, encabezadas por Islas Baleares (2,75%), la Región de
Murcia (1,44%), Navarra (1,17%) y Extremadura (1,15%).
Además, el Régimen de Autónomos alcanzó los 3.292.932
afiliados medios en abril, 15.431 más que el mes anterior (un 0,47% más).

De esta forma, en el último año se han recuperado 596.631 afiliados medios, un 3,2% más, tras el impacto de la pandemia, en un contexto tener de fuerte efecto de la Covid en el mercado laboral en el mes de abril de 2020.

Un total de 638.238 trabajadores siguen en ERTE

En cuanto a los afectados por un ERTE, a 29 de abril había todavía 638.238 personas protegidas por este mecanismo, según los datos provisionales recogidos en la Seguridad Social, por lo que disminuyó por segundo mes consecutivo desde el pico de la tercera ola, cuando alcanzó los 978.438 trabajadores. El desembolso en nóminas en marzo supuso 720 millones de euros.

Respecto al último día de marzo, se ha producido un descenso de 36.621 personas si tenemos en cuenta la serie revisada en función de las personas en alta afectadas. Según la fecha de notificación, se ha producido un descenso de 105.345
personas. En ambos casos disminuye la cifra más de un 80% respecto al momento más agudo de la crisis, en abril del año pasado, con un descenso de 2,98 millones de personas en ERTE según fecha de notificación y de 2,75 millones según fecha de alta. 

La relajación de las restricciones administrativas para luchar contra la pandemia y el avance de la campaña de vacunación han contribuido a este nuevo descenso, ha explicado el Ministerio.

De las 638.283 personas en ERTE asociado a la Covid-19 al final de abril, 447.263 -el 70% del total– lo están en algunas de las modalidades que se pusieron en marcha a partir del 1 de octubre, prorrogadas a partir del 1 de febrero, y que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social. 

En concreto, 22.843 personas están acogidas a ERTE de impedimento, otras 170.902 a ERTE de limitación y otras 253.518 a ERTE de sectores ultraprotegidos y su cadena de valor. Fuera de estas modalidades, ya sin exoneraciones, hay otras 191.020 personas en ERTE de fuerza mayor. Además, de las 638.283 personas en ERTE al cierre del mes, 195.224 están suspendidas a tiempo parcial. 

De nuevo, el mayor número de trabajadores acogidos a esta fórmula de protección, los ERTE, corresponde a servicios de comidas y bebidas con 196.639 personas, que suponen casi el 23,6% del total de los afiliados en este sector. Los sectores con mayor porcentaje de trabajadores en ERTE son agencias de viajes (58,3% de sus afiliados en esta situación); servicios de alojamiento (52,1%), transporte aéreo (42%) y actividades de juegos de azar (33,8%).

A nivel geográfico se registra una importante concentración en las zonas con mayor actividad turística, siendo Las Palmas la provincia con más trabajadores en ERTE (15% de sus afiliados), junto a Santa Cruz de Tenerife (12%) y Baleares (8,9%). Ciudad Real y Guadalajara son, por el contrario, las provincias que menos trabajadores tiene en estos mecanismos, con un 1,99% del total.

El sector servicios sigue tirando del empleo

En un análisis sectorial, el paro registrado descendió en todos los sectores, especialmente en servicios, con 32.192 parados menos (-1,16%); en industria se reduce en 5.127 (-1,64%), en construcción baja en 3.947 (-1,3%) y en agricultura desciende en 2.622 personas (-1,35%). No obstante, el número de desempleados se incrementó en 4.876 personas (+1,4%) en el colectivo sin empleo anterior.

La celebración de Semana Santa, pese a las restricciones de movilidad y las limitaciones en la hostelería, tuvo su reflejo en la creación de empleo en abril. Po ramas de actividad, especialmente servicios lideró la creación de empleo (99.404 puestos de trabajo),al tiempo que agricultura, ganadería y pesca (13.483), construcción (12.965) e industria (8.544) también sumaron afiliados.

En el Régimen General, la afiliación mensual media sumó 118.121 trabajadores (0,76%) y se situó en 15.699.775ocupados. El Sistema Especial Agrario sumó 12.050 afiliados, y el del hogar, creció en 977. Por sectores, en abril sumaron más ocupados en la mayoría de sectores, sobre todo en hostelería (+4,1% y 40.548 afiliados más); construcción (+1,23% y 10.734 trabajadores más) y agricultura, ganadería y pesca (+1% y 757 ocupados más).

De hecho, en abril solo tres sectores perdieron afiliados: actividades financieras y de seguro (-0,22% y 713 trabajadores menos), actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales, que restó siete trabajadores (-0,21%), y actividades sanitarias (-0,04%, 611 afiliados menos). El Régimen de Autónomos, por su parte, alcanzó los 3.292.932 afiliados medios en abril, 15.431 más que el mes anterior, un 0,47% más.

Los contratos indefinidos alcanzan el 12,1% y los temporales suponen el 87,4% 

Por su parte, el número de contratos registrados durante el mes de abril fue de 1.356.845, lo que supone un alza de 683.696 (101,57%) sobre el mismo mes del año pasado. Se registraron 164.089 contratos de carácter indefinido, el 12,1% del total, lo que supone un alza de 105.038 (+177,9%), y en lo que va de año se han formalizado 627.893 contratos indefinidos, un 11,8% más, al elevarse en 66.287 respecto al mismo periodo del año pasado.

El secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, ha achacado la caída de la contratación indefinida a las particularidades del mes de abril, que tiene menos días laborales al incorporar este año la Semana Santa. En cualquier caso, Arroyo ha confirmado que se mantiene la intención de adoptar a lo largo de este año una tasa para gravar los contratos temporales de muy corta duración. 

En cuanto a la duración de su jornada, en 102.632 fueron a tiempo completo (+173.7% interanual) y 61.448 a tiempo parcial (+185,2%).  El resto de los contratos, hasta completar el total de 1.356.845, son 6.222 de carácter formativo y 1.186.543 otro tipo de contratos temporalesel 87,4% del total. 

144.000 contratos regularizados en lo que va de año 

Por otra parte, Pérez Rey ha explicado que la campaña de la Inspección de Trabajo para aflorar contratos irregulares se ha dividido en dos fases, y en la primera puramente informativa con la emisión de cartas se han logrado. Transformar 89.268 contratos temporales en indefinidos, el 72,86% de los contratos sobre los que se había comunicado a través de misivas. A ello se suman 20.000 cartas enviadas en la última semana de marzo. 

En total, junto a las actuaciones ordinarias, se han transformado 144.000 contratos en los cuatro primeros meses del año, de las que más de 30.000 han afectado a mujeres. 

El Gobierno descarta una “avalancha de ERE” 

El secretario de Estado de Empleo ha indicado que desde Trabajo no detectan una “avalancha de EREs”, tras el anuncio de despidos masivos realizados por entidades como CaixaBank, BBVA u otras grandes compañías de otros sectores, ni tampoco una traslación de los ERTE a los despidos.

“Los ERTE están funcionando y logrando contener el empleo”, ha señalado Pérez Rey, un día antes de que se reúna la comisión tripartita para abordar la prórroga de este mecanismo más allá del 31 de mayo a todo 2021, y ha achacado los despidos a causas diversas como el “criterio de oportunidad” de algunos sectores que recurren a ajustes de plantilla en el momento en el que “el país necesita el compromiso del mantenimiento del empleo”. 

Pérez Rey ha destacado la circunstancia “verdaderamente excepcional” de que se logre un aumento moderado del empleo pese a la histórica caída del pIB, ya que mientras que en la crisis financiera el paro pasó del 9,6% en 2008 al 27% en 2013, en la crisis de la Covid se ha pasado de un paro del 14,7% en 2019 al 15,98% en el primer trimestre pese a la caída económica “sin precedentes”. 

Además, ha recordado que el paro aumentó en 4 millones en la pasada crisis y en la actual en 340.000 personas, si bien la cifra de 3,6 millones de parados de la EPA “no es aceptable”, por lo que se acometerán las reformas en el mercado laboral. 

El gasto en prestaciones alcanza los 2.579 millones en marzo 

Por último, un total de 2.228.589 personas beneficiarias percibían una prestación al finalizar el mes de marzo, por importe de 2.579,3 millones de euros. 

El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, durante el mes de marzo ha sido de 1.185,5 euros. La cuantía media bruta de la prestación contributiva percida por beneficiario fue de 867,7 euros, 17,6 euros más en un año (+2,1%). El desembolso en nóminas derivadas de los ERTE supuso un total de 720 millones de euros.