El ‘hackeo’ al SEPE retrasa el cobro de prestaciones de más de 100.000 parados

El Ministerio de Trabajo mantiene que el ataque informático al SEPE no ha retrasado el pago de nóminas de abril

Las oficinas del SEPE

Las oficinas del SEPE

El Ministerio de Trabajo asegura que su plan de choque para resolver las incidencias derivadas del ataque informático sufrido en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) el pasado 9 de marzo no ha provocado retrasos, sin embargo sindicatos, trabajadores y algunos beneficiarios de prestaciones denuncian que ha retrasado el cobro de las nóminas de abril.

Habitualmente el abono por parte del SEPE de las prestaciones por desempleo se suele realizar entre los días 10 y 15 de cada mes, si bien algunas entidades bancarias llevan un tiempo adelantando la fecha de cobro a la primera semana del mes, por lo que es previsible que algunos de los perceptores de la prestación por paro hayan recibido ya su asignación económica o la vayan a recibir en estos días. 

En la demora de la recepción de prestaciones por parte del SEPE también habrína podido influir los días festivos de Semana Santa, ya que el Jueves Santo fue el día 1 y el Viernes Santo el día 2 de abril, a lo que se añade que en algunas regiones como Cataluña fue festivo también el lunes 5 de abril. 

El representante de CCOO en el SEPE, Josetxo Gándara, ha explicado a Economía Digital que como consecuencia del ciberataque y el parón total sufrido en las gestiones durante cuatro días se dejaron de tramitar 300.000 solicitudes y se estima un retraso en el pago de las nóminas a entre 100.000 y 150.000 personas. 

En concreto, el retraso se está produciendo sobre toto en las 12 provincias de mayor densidad de población en la que los trabajadores del SEPE no han conseguido sacar adelante el atraso que ya venían acumulando como consecuencia de la avalancha de ERTE y las incidencias respecto a dicha prestación. 

Entre estas figuran Madrid, Barcelona, Baleares, Valencia, Alicante, Sevilla, Málaga, Las Palmas, Zaragoza, Navarra, Murcia o Cádiz, mientras que Vizcaya en cambio sí ha conseguido normalizar su gestión y no registrará a priori retrasos. 

El coordinador de CSIF en el SEPE, Manuel Galdeano, ha indicado a Economía Digital que las personas que solicitaron su prestación con anterioridad al cierre de la nómina de marzo no van a cobrar este mes, y cuantifica esa cifra entre 80.000 y 90.000 afectados por el ciberataque y el retraso acumulado por las “ingentes” cargas de trabajo en el SEPE.

Por ello, ha exigido una oferta de empleo público extraordinaria y específica que recoja los 3.400 puestos de trabajo perdidos en los últimos diez años, la implantación de las jornadas de tarde para seguir gestionando prestaciones en horario ampliado y una decidida inversión en aplicaciones informáticas que tienen una media de 30 años.

Galdeano ha criticado el “absoluto abandono” del SEPE por parte de Yolanda Díaz y alerta de la “brutalidad de trabajo” que ha recaído a la plantilla, recordando que además de los ERTE se suman otras siete medidas extraordinarias además de las prestaciones ordinarias habituales. En 2020 el SEPE gestionó más de 36.000 millones con una plantilla de poco más de 7.000 trabajadores, dando protección a más de 8,5 millones de desempleados.

Plantilla desbordada

Gándara ha explicado que efectivamente se realizó el envío del pago de nóminas en el día habitual de cada mes pero “con lo que había” conseguido avanzar la plantilla, que no era el volumen real de demandas, y señala las 19.000 horas extraordinarias realizadas por la plantilla solo han dado respuesta en torno al 10% del problema, puesto que los cuatro días perdidos por el parón del ciberataque supusieron unas 225.000 horas perdidas. 

Por su parte, la representante de UGT en el SEPE, Françoise Calvo, ha confirmado a Economía Digital retrasos por el ciberataque, sobre todo en las oficinas situadas en provincias más grandes, como Madrid o Barcelona, frente a la ausencia de incidencias en las localizadas en provincias como Soria, Almería, Toledo o Segovia donde “ni lo han notado”. 

Calvo señala que el problema en el organismo es el “nudo” que presenta ante la acumulación de los retrasos por el ERTE, los que presentaba ya incluso antes de la pandemia y a los que se ha sumado el “misil” del ciberataque, lo que complica la gestión diaria de prestaciones por ERTE, desempleo, finalización de contratos y despidos de las que se encarga el roganismo.

A todo ello se suman unos medios “obsoletos” y la falta de personal, pese al refuerzo aprobado por el Gobierno con 1.500 interinos, que en su mayoría se dedican al reconocimiento de prestaciones. Para Calvo, hay “poco respeto” al SEPE, ya que el contrato de estos interinos vencía el pasado 31 de marzo y hasta el 30 de marzo a las 14.45 horas no les llegó el papel de prórroga. 

En cualquier caso, la plantilla del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) acumula más de un año desbordada como consecuencia de la avalancha de ERTEs surgida por las restricciones del Covid, a lo que desde hace casi un mes se han añadido las consecuencias del ciberataque sufrido por el organismo. 

De hecho, Gándara (CCOO) denuncia que hay un atraso global del organismo que se cifra en millones, si bien las cifras reales quedan “enmascaradas” con la gestión pendiente embolsada al darse cita a los usuarios, con retrasos superiores incluso a un mes. 

Trabajo mantiene que no ha afectado a prestaciones ni datos de paro 

Sin embargo, desde el Ministerio de Trabajo mantienen, hasta este mismo viernes, que no se han registrado retrasos a la hora del pago de las nóminas del mes de abril a los distintos beneficiarios, según han señalado a Economía Digital en fuentes del departamento de Yolanda Díaz.

En la rueda de prensa para presentar los datos de paro el pasado martes, el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, aseguró que el ataque informático no ha afectado al pago de las prestaciones, ya que se ha logrado recuperar la dinámica habitual de las oficinas a través del plan de choque implementado por Trabajo.

Además, también descartó “cualquier incidencia” en el sistema de cómputo de paro registrado puesto que las bases de datos han funcionado “absolutamente con integridad”, de forma que el ciberataque “no ha supuesto la pérdida de ningún dato”. 

El organismo adscrito al Ministerio de Trabajo y Economía Social ha contado con todo tipo de instrumentos de ‘backup’ para la recuperación de datos y la integridad de sus bases de datos sobre paro registrado “no se ha visto afectado de ninguna forma” por el ataque, según dijo el secretario de Estado. 

19.000 millones de horas extraordinarias

Pérez Rey cifró en 19.000 millones de horas extraordinarias las desempeñadas por los trabajadores del SEPE, a los que agradeció sus “desvelos” durante los meses de la crisis como consecuencia del mayor volumen de trabajo por los ERTE y las incidencias. 

Por su parte, el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy, admitió en una entrevista con elDIarioclm.es que en estos días se conseguiría tener “todo funcionando en el SEPE al cien por cien” y que se podría volver a hablar de nuevo de “total normalidad”, tras la incidencia del ciberataque.

Según Gutiérrez Ardoy, como consecuencia del ataque informático se generó una demora en el trabajo, pero ésta se pudo recuperar en las dos últimas semanas del mes de marzo. El pasado lunes día 5 a las 15 horas se mandaron los ficheros de las nóminas a todos los bancos como se hace habitualmente a principios de mes y, según el responsable del SEPE, se ha empezado a cobrar con normalidad.

En total, el SEPE ha liberado unos 2.000 millones de euros par abonar la nómina del mes de abril a los casi 2,8 millones de españoles que perciben prestación, como por ERTE (743.628 trabajadores en marzo) o por desempleo.

Cobros indebidos del SEPE en el IRPF y vuelta del teletrabajo

Respecto a los cobros indebidos realizados por el SEPE a los trabajadores afectados por ERTE, incidencia que está marcando la Campaña de la Renta 2020, Calvo ha explicado que están llegando las cartas enviadas por el departamento de cobros indebidos, si bien el problema es que ante el embudo de trabajo duda que se pueda actualizar toda la información antes de que termine la campaña el 30 de junio.

El director general de la AEAT, Jesús Gascón, indicó en la presentación de la campaña que el organismo tributario está a la espera de un fichero del SEPE la próxima semana para poder seguir actualizando la información de un volumen importante de afectados por ERTE con el fin de que en los borradores de las declaraciones figuren los importes correctos de rendimientos de las prestaciones percibidas por los afectados por ERTE.

El problema radica en que a aquellos afectados que hayan regularizado los cobros indebidos por el SEPE tras el 1 de enero no les figura en su borrador de la declaración, por lo que figura una cantidad superior a la que realmente a cobrado tras haber regularizado su situación.

Por ello, se recomienda a los contribuyentes que se encuentren en esa situación contactar con el SEPE o los encargados de nóminas de su empresa para que les comuniquen la cifra correcta a introducir, o bien postergar la declaración al final de la campaña para dar tiempo a que la AEAT y el SEPE crucen datos y se trasladen los correctos a las declaraciones.

Más allá de las incidencias, Calvo ha valorado el “rayo de esperanza” que se abre con la vuelta progresiva del trabajo a remoto, ya que actualmente hay algunos problemas para adecuar a los trabajadores en las oficinas de empleo autonómicas, donde trabajan los empleados del SEPE, ante las limitaciones de aforo por el Covid y de espacio de dichas oficinas.