El Sabadell estudia recortar 2.000 empleos más tras el fracaso de la fusión con BBVA

La entidad de Josep Oliu estudia sobrevivir a partir de alianzas de comercialización de productos con otros bancos europeos

Banc Sabadell plantea su superviviencia a partir de nuevos recortes de plantilla y nuevas alianzas para comercializar productos con otros bancos europeos. La entidad que preside Josep Oliu camina en esta dirección tras el fracaso de fusión con BBVA, y se plantearía despedir a 2.000 trabajadores más, justo cuando acaba de pactar 1.800 salidas

Según ha avanzado la agencia Reuters, las acciones de la entidad financiera española se desplomaron después de que dos bancos no se pusieran de acuerdo sobre el precio de la transición. El nerviosismo cunde entre los inversores de la entidad afincada en Alicante, ante las dudas de si el Sabadell podrá hacer frente a la morosidad por la Covid-19. 

La entidad de Josep Oliu está contemplando la posibilidad de deshacerse del lastre con la venta de la filial británica TSB. Pese a ello, otras fuentes consultadas por la mencionada agencia han explicado que se estudia ahorrar en costes, a la vez que se estudia establecer alianzas con otros banco en Europa en segmentos como el consumo y los servicios de seguros. 

Josep Oliu se plantea un nuevo recorte de personal

Los 1.800 despidos anunciados podrían no ser los únicos que peligraran, dada la delicada situación de la entidad. El banco de Josep Oliu podría incluso recortar 2.000 puestos de trabajos más, lo que elevaría a casi 4.000 el número de empleados afectados por la regulación de personal. 

Pese a los planes del Sabadell, fuentes consultadas por Reuters advierten que las opciones de Sabadell son limitadas, y que las medidas adicionales de ahorro de costes solo sirven para ganar tiempo hasta que se vea obligado a contemplar de nuevo la posibilidad de fusionarse con un rival más grande.

“Sabadell ha quedado atrapado en una especie de tierra de nadie. Es demasiado pequeño para jugar un papel con los grandes actores españoles pero más grande que la mayoría de las entidades crediticias regionales”, dijo una fuente del sector bancario, añadiendo que la morosidad en el sector empresarial podría empezar a subir una vez que se levanten las medidas de apoyo para hacer frente al impacto de la Covid-19.

El problema de TSB: un lastre para el Sabadell

Las diferencias entre BBVA y Sabadell sobre el valor de TSB —un banco británico de tamaño medio comprado por Sabadell en 2015 por 1.700 millones de libras (2.290 millones de dólares)— fueron en parte responsables del fracaso de las conversaciones sobre la fusión, según una fuente directamente consciente de las conversaciones.

“El mercado y BBVA estaban asignando una valoración cero a TSB”, dijo esta fuente, añadiendo que la valoración podría ser más alta e incluso cercana a los 1.000 millones de euros dependiendo de la capacidad de generación de ahorro de costes por parte de un potencial comprador nacional.

Sabadell tiene como objetivo vender la filial británica en el primer trimestre, que se vio perjudicada por importantes problemas informáticos hace dos años. Sin embargo, TSB se encuentra en un mercado muy concurrido, en un momento en que hay otros bancos en el país en venta: Co-op Bank y el brazo de servicios financieros del gigante de los supermercados Sainsbury’s.