España capta hasta marzo el 30% de la financiación prevista en 2021

El Tesoro Público ha captado más del 33% de la deuda a medio y largo plazo prevista en 2021 y marca mínimo histórico en el coste

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y Financiación Internacional.

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y Financiación Internacional.

La política expansiva por parte de Europa y de los Estados miembros lejos de disminuir se prolonga ante las restricciones y el impacto económico derivado de la tercera ola y, como consecuencia, se extiende también la necesidad de captación de financiación para poder sufragar los planes de recuperación y las ayudas públicas. 

En esta tarea se encuentra el Tesoro Público español, que ha logrado captar en el primer trimestre 87.117 millones de euros, el 30,13% de la emisión bruta prevista de 289.138 millones de euros recogida en el programa de financiación para el conjunto del ejercicio 2021, según datos facilitados a Economía Digital por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. 

En detalle, en los tres primeros meses del año logró captar alrededor de 60.757 millones de euros en emisiones a medio y largo plazo, el equivalente al 32,96de los 184.380 millones previstos en este tipo de papel para este año, con datos hasta la última subasta. 

En esta cifra también se incluyen los casi 4.100 millones que recibió la semana pasada España del fondo SURE, el mecanismo europeo de reaseguro del desempleo que se destina a financiar el coste de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), entre otros. 

España recibió un primer tramo de 6.000 millones en octubre, un segundo pago de 10.000 millones en noviembre, así como otros 1.030 millones en febrero y 2.870 millones a mediados de marzo, que sumados a los 4.060 millones de este martes hacen por ahora un total de 17.950 millones, el 84,3% del desembolso de 21.300 millones programado para España. 

Sobresalen las emisiones a largo plazo por las operaciones sindicadas 

Además, el organismo emisor ha colocado 26.360 millones de euros en letras, el 25,16% de lo previsto con ese papel para el conjunto del ejercicio (104.758 millones de euros), si bien se trata de un porcentaje inferior que el registrado con la deuda a medio y largo plazo. 

Esta diferencia entre los tipos de papeles y el hecho de que sobresalgan las emisiones a medio y largo plazo (bonos y obligaciones) frente a las de más corto (letras) se debe en buena medida al número de operaciones sindicadas realizadas por el Tesoro en lo que va de año. 

La primera fue la tradicional emisión sindicada a 10 años celebrada el pasado 13 de enero, con la que obtuvo 10.000 millones al precio más bajo de su historia, con una demanda de 55.000 millones. 

Un mes más tarde, el 9 de febrero, adjudicó 5.000 millones de euros con un nuevo bono sindicado a 50 años, la segunda emisión de este plazo tras la primera del año 2016, y la demanda alcanzó el récord de 65.000 millones de euros con este papel. 

Y es que a pesar de que en lo que va de 2021 el organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha registrado en general rendimientos más altos en sus operaciones, el interés de los inversores por la deuda pública se ha mantenido. 

El coste medio marca mínimo histórico 

Entre los factores que explican la buena marcha generalizada de los programas de financiación de los Estados miembros y del caso español en concreto se encuentra la implementación del programa de compras antipandemia del BCE y sus sucesivas ampliaciones. 

Esto, unido al mantenimiento del apetito inversor por los títulos de deuda pública española, han llevado a registrar un nuevo mínimo histórico en el coste medio de la cartera, que ha caído hasta el 1,8% en marzo. 

No obstante, el coste medio de las nuevas emisiones se elevó ligeramente, al situarse en el –0,03%, frente al –0,08% registrado en enero. Entre tanto, la vida media se situó en 7,96 años a cierre del primer trimestre. 
Así las cosas, el Tesoro arrancará las subastas del mes de abril este jueves, día 8, con una puja de bonos a 5 años, obligaciones a 7 años, otras obligaciones a 15 años indexadas a la inflación y otras con una vida residual de 23 años y 7 meses. 

Con todas ellas espera captar entre 5.500 y 7.000 millones de euros este jueves, después de que su última cita en los mercados, el pasado 18 de marzo, se saldase con la captación de 6.165 millones en deuda a medio y largo plazo, incrementando el interés en todos los papeles. 

El programa de 2021: emisión de bono verde en el segundo semestre 

El organismo presentó en enero su programa de financiación de este año, que contempla una emisión neta se limitará a 100.000 millones, un 9% menos respecto a los 109.922 millones con los que cerró 2020, mientras que la emisión bruta se situará en el récord de 289.138 millones, un 4,4% más respecto los 277.059 millones del año pasado, debido a que, aunque el déficit bajará este año, el nivel de deuda acumulada obliga a refinanciar más vencimientos cada año. 

A medio y largo plazo, la emisión bruta será de 184.380 millones, un 0,5% más que el año pasado, y la emisión neta de 90000 millones, un 8,6% menos; mientras que la estrategia del Tesoro contempla 104.758 millones de emisión bruta en letras este año, un 11,9% más, y una neta de 10.000 millones, un 12,5% menos. 

En total, la Estrategia de 2021 programa la realización de 48 subastas ordinarias de letras y de bonos y obligaciones del Estado, recurrir nuevamente a las sindicaciones bancarias para la emisión de determinadas referencias de obligaciones y emitir deuda mediante colocaciones privadas, que se ejecutarán en la medida en que contribuyan a la diversificación de la base inversora. 

Además, mantiene su idea de realizar en 2021 su primera emisión de un bono ‘verde’, previsiblemente en el tercer trimestre, con una referencia a 20 años y una primera sindicación con la que captará entre 5.000 y 10.000 millones de euros.