España es el segundo país de la UE con más financiación del BEI

España obtuvo 10.000 millones en 2022, solo por detrás de Italia que recibió 10.090 millones del banco público

El presidente del BEI, Werner Hoyer, la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviñoy el ministro de Energía de Australia, Angus Taylor. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El presidente del BEI, Werner Hoyer, la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviñoy el ministro de Energía de Australia, Angus Taylor. EFE/Juan Carlos Hidalgo

España se posicionó como el segundo país del conjunto de la Unión Europea que más financiación recibió por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI) a lo largo de 2022. En concreto, se hizo con cerca de 10.000 millones de euros, en un año en el que el banco público movilizó 72.500 millones y más de la mitad lo destinó a financiación verde.

De hecho, comparte la segunda posición con Francia, que recibió una financiación de 9.960 millones. Así, ambos fueron superados por Italia con un apoyo de 10.090 millones en el pasado ejercicio por parte del grupo formado por el BEI y el Fondo Europeo de Inversiones (FEI), tal y como reflejan los datos publicados en el informe anual correspondiente a 2022.

En cuanto a la clasificación en función del tamaño de cada economía, España ocupa la quinta posición con una financiación equivalente al 0,76% del PIB por detrás de Grecia, con un 1,04%; Chipre, con un 0,94%; Polonia, con un 0,83%, y Letonia, con un 0,79%.

El BEI canaliza más de 72.000 millones

El grupo BEI, cuyos accionistas son los Estados miembros, canalizó 72.500 millones de euros de financiación en el pasado ejercicio, un 24% menos que en 2021, año en el que el banco europeo alcanzó una financiación récord por la respuesta desplegada a la crisis de la pandemia.

El BEI estima que su actividad en el pasado ejercicio movilizará alrededor de 260.000 millones de euros en inversiones y facilitará la creación de unos 950.000 puestos de trabajo para 2026, con un impacto en el PIB ese mismo año del 1,07%.

El presidente del BEI, Werner Hoyer. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

«A principios de 2022 anticipábamos menos actividad, pero eso cambió con la guerra», explicó en una rueda de prensa el presidente del BEI, Werner Hoyer, sobre un año 2022 en el que la entidad desembolsó 1.700 millones de euros para sostener la economía ucraniana a través de inversiones en infraestructuras energéticas y de transporte, entre otras.

El alemán subrayó, además, que está trabajando con los Estados miembros y la Comisión Europea para «estudiar cómo se puede mantener el apoyo a Ucrania» del BEI a la economía ucraniana, un aspecto «tan crítico» como la ayuda militar que el bloque está brindando a Kiev.

Los proyectos verdes recibieron una financiación de 36.500 millones

Por otro lado, más de la mitad de la financiación del BEI el pasado año, unos 36.500 millones de euros, fue dirigida a proyectos verdes, lo que supone, en palabras de Hoyer, que el banco está «en la senda correcta» para alcanzar la meta de haber canalizado un billón de euros a objetivos sostenibles al finalizar esta década.

La financiación a proyectos relacionados con la seguridad energética superó los 17.000 millones

El presidente del BEI apuntó que «no tiene ningún sentido» el relato que aboga por ralentizar la transición ecológica tras la guerra de Ucrania y el aumento de los precios de los combustibles fósiles, al tiempo que remarcó que «la cuestión de la seguridad energética y la lucha contra el cambio climático son dos caras de la misma moneda».

De hecho, la financiación del BEI a proyectos relacionados con la seguridad energética superó en 2022 los 17.000 millones de euros, de los cuales 6.710 millones se destinaron a mejoras de eficiencia energética, 5.530 millones a proyectos de energías renovables y 4.810 millones de euros a redes eléctricas y almacenamiento.

Con respecto a la financiación a proyectos fuera de la UE, excluyendo Ucrania, el banco desembolsó 9.500 millones de euros, con África y Oriente Medio absorbiendo más de la mitad de los fondos, 5.000 millones. Le sigue Latinoamérica y el Caribe, con 1.700 millones; Asia, con 1.200 millones; los Balcanes Occidentales y Turquía, con 866 millones, y el Vecindario Este, 362 millones.