El Gobierno obliga a las eléctricas a dar detalles sobre su tipo de clientes para poner en marcha el tope del gas

Las comercializadoras contarán con un plazo de cinco días para dar todos los detalles

Teresa Ribera

La ministra Teresa Ribera

Por fin se empieza a ver la luz al final de túnel. Y lo que se espera es que dicha luz sea más barata. Tras más de 40 días de idas y venidas con la denominada ‘excepción ibérica’, ya se ha dado el primer gran paso: la validación normativa en España a través de un real decreto. No obstante, ahora falta el ‘ok’ definitivo de Bruselas. En ese tiempo, la primera acción del Gobierno es que las grandes eléctricas detallen cómo está compuesta su cartera de clientes.

De forma paralela a la decisión que debe tomar la Comisión Europea, el Gobierno ha anunciado que antes de que se active todo el proceso las empresas deben dejar constancia de cómo son sus contratos con los clientes. Es decir, no se podrá poner nada en marcha hasta que no haya un reconocimiento detallado de cómo llega la energía a cada usuario.

No se trata de un detalle menor puesto que la compensación al tope del gas provendrá por parte de los propios usuarios, que a pesar de todo garantiza el Gobierno que pagarán menos. Por ello es preciso conocer quiénes están en la tarifa libre, quiénes en la regulada; y, asimismo, de qué comercializadora proviene la energía.

Así, la titular de Transición Ecológica y el Reto Demográfico advirtió también que las compañías eléctricas deberán aportar la información «detallada» de sus contratos ‘retail’, «no los que firman con su comercializadora, sino los contratos reales que pagan los consumidores«, para controlar que ese volumen de «beneficios deja de ser pagado por los consumidores».

«Lo que no significa que entren en pérdidas, van a seguir obteniendo beneficios«, ha recalcado la ministra Teresa Ribera, lamentando que las eléctricas no hayan tenido «un comportamiento más acorde a la situación del momento» haciendo unas ofertas en el mercado libre «más ajustadas a las necesidades de los hogares o de los industriales».

De este modo, desde la entrada en vigor del Real Decreto-Ley, que no la aplicación del mecanismo, las comercializadoras contarán con un plazo de cinco días para ofrecer una «foto fija» de cuál es su demanda del mercado expuesto al mercado ‘spot’ y que parte tiene a coberturas o contratos fijos.

Posteriormente, habrá otro plazo de siete días para que el operador del mercado y del sistema ponga en práctica los procedimientos y los sistemas para la aplicación del mecanismo.

Habrá un régimen sancionador

Además, se establecerá un régimen sancionador para evitar acciones contrarias al correcto comportamiento de todos y cada uno de los agentes del mercado, con «infracciones muy grave» en el caso de que no cumplan, indicaron en fuentes del Ministerio.

Por otra parte, el mecanismo hará aumentar el saldo exportador con Francia, debido, en gran parte, al menor precio de la electricidad en España, aunque las mismas fuentes señalaron que el objetivo es aprovechar las rentas de congestión adicionales que se van a crear en frontera por esa mayor demanda gala por reducir el impacto de la compensación del tope al gas.