Hacienda frena la eliminación del IVA a compresas en la ley del aborto

Los ministros del PSOE piden "cautela" con las bajas menstruales que impulsa el ala de Podemos y Hacienda desmiente que se haya decidido bajar el IVA a compresas y tampones

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero (i), y la vicepresidenta primera, Nadia Calviño (d), comparecen en rueda de prensa. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero (i), y la vicepresidenta primera, Nadia Calviño (d), comparecen en rueda de prensa. EFE/ Juan Carlos Hidalgo


Nuevo choque en la coalición de Gobierno. Los ministros económicos del PSOE están poniendo reticencias y tratando de frenar la baja laboral de tres días por menstruaciones dolorosas y la eliminación del IVA de compresas y tampones recogidas en el borrador de la nueva Ley del Aborto impulsada por Irene Montero con el apoyo de Yolanda Díaz.

Algunas de las propuestas, defendidas por Podemos e incluso recogidas en el acuerdo de coalición entre la formación morada y el PSOE, han dividido al Gobierno especialmente ante la pretensión del Ministerio de Igualdad liderado por Irene Montero de aprobar el polémico anteproyecto de la nueva del aborto en el Consejo de Ministros del próximo martes.

Las discrepancias son tales que fuentes gubernamentales confirman a Economía Digital que los ministros económicos del Ejecutivo del ala socialista están tratando de frenar la adopción «apresurada» de las medidas y han propiciado una reunión del cónclave ministerial para abordar el asunto.

Los ministros que están pidiendo «cautela» y un estudio pormenorizado de estas medidas son la vicepresidenta Nadia Calviño, la ministra María Jesús Montero y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, al considerar que las bajas por reglas dolorosas pueden estigmatizar a la mujer al provocar que los empresarios tengan reticencias en contratarlas. En frente, las ministras de Podemos Irene Montero, Ione Belarra y Yolanda Díaz realizan una defensa a ultranza de estas medidas.

Así las cosas, la aprobación de la medida está en estos momentos todavía sujeta a negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, tras haberse abierto un debate público con discrepancias en público entre miembros del Gobierno, como una vez vez Nadia Calviño y Yolanda Díaz, e incluso entre los sindicatos.

El asunto previsiblemente se abordará en el Consejo de Ministros de este viernes en el que se dará luz verde a la denominada ‘excepción ibérica’ para aprobar el esperado tope del gas acordado por España y Portugal con Bruselas con el que limitar el precio de la electricidad y el gas. No obstante, está prevista una reunión solicitada por los ministros económicos.

Bajada del IVA de productos de higiene femenina

Una de las propuestas del Ministerio de Igualdad pendientes de ser aceptadas es la iniciativa para la eliminación del actual IVA del 10% de los productos de higiene menstrual (compresas, copas y tampones), su gratuidad en prisiones y para mujeres en riesgo de exclusión social.

Fuentes del Ministerio de Hacienda descartan que se haya acordado esa medida. «No nos consta esa medida, es algo que no seh a hablado en el seno del Gobierno», aclaran, dilucidando la idea de que pueda tratarse de un borrador antiguo, aunque tanto Irene Montero como Yolanda Díaz han defendido la iniciativa.

En el acuerdo de coalición suscrito por el PSOE y Podemos se recogía la rebaja del IVA del 10% al 4% para los productos de higiene femenina conocido como ‘tasa rosa’, con un coste anual de 18 millones de euros para las arcas públicas. y pospuesta por dos años.

Sin embargo, se ha ido aplazando ya durante dos años y aunque Podemos ha tratado de incluirla de nuevo en los Presupuestos de este año, finalmente quedó fuera de las cuentas públicas. Por ello, ahora trata de incorporarlo a la Ley del Aborto.

PSOE vs Podemos: ¿Las bajas laborales por regla estigmatizan a la mujer?

Con todo, la principal desavenencia gira en torno a las bajas por menstruaciones dolorosas que podría incluir la norma. De acuerdo con el borrador que ha trascendido, la norma de Igualdad plantea bajas por menstruaciones incapacitantes que podrán durar de tres a cinco días al mes, tras ser acreditado por un facultativo que certifique que la trabajadora en cuestión no puede desarrollar sus tareas con normalidad.

«La mujer trabajadora que padezca dismenorrea, de forma que le impida el desempeño de las funciones ordinarias del trabajo diario, tiene derecho a abstenerse de trabajar un máximo de tres días, prorrogables por dos días más si se justifica la necesidad mediante informe médico, al mes», recoge el borrador de Igualdad. La iniciativa comportaría un coste de unos 20 millones de euros al año y España sería el primer país de la UE en regular este permiso, reconocido ya en países como Japón, Corea del Sur o Taiwán.

No obstante, los ministros económicos han frenado las expectativas en torno a esta y otras medidas de la Ley del Aborto. El ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aclaró que la hipotética baja por dismenorrea está «en discusión» al trabajarse en el seno del Ejecutivo en torno a la nueva ley, si bien no hay todavía una decisión tomada al respecto.

Desde el departamento de la Seguridad Social precisan a este medio que se trata de un norma en elaboración que «se está debatiendo en los órganos colegiados», por lo que se elabora con aportaciones de todos los ministerios, de forma que «hasta que no se apruebe hay que ser cautos».

Un mayor rechazo mostró la vicepresidenta Nadia Calviño, quien apuntó que Igualdad ha trabajado con varios borradores y dejó claro repitiendo en varias ocasiones que «el Gobierno no va a tomar ninguna medida que estigmatice a las mujeres». Con todo, subrayó que el Ejecutivo está «absolutamente comprometido» con la igualdad de género y, por ello, «nunca va a adoptar medidas que puedan traducirse en una estigmatización de las mujeres».

La respuesta del ala de Unidas Podemos a las palabras no se hizo esperar, y en declaraciones a los medios en el Senado la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se mostró «absolutamente de acuerdo» con la iniciativa de Igualdad y apuntó en respuesta a Calviño que «en absoluto la media estigmatiza a las mujeres en el mundo laboral».

La vicepresidenta segunda defiende la necesidad de arbitrar permisos remunerados por endometriosis, que tendrían una validez anual a renovarse ejercicio tras ejercicio, al ver un derecho laboral «profundamente masculinizado» y ser necesario recogerlo en un texto legal.

Discrepancias entre sindicatos: piden abordarlo en el diálogo social

Más allá de las discrepancias en el seno del Gobierno, el asunto de la baja laboral por reglas dolorosas también concita opiniones dispares entre los sindicatos, si bien tanto CCOO como UGT piden negociar este posible permiso en el diálogo social, tal y como reclamaron los secretarios generales, Unai Sordo y Pepe Álvarez, que a priori ven «positiva» la baja.

La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, cree que la medida podría hacer un «flaco favor a las mujeres», y ve necesario realizar matizaciones y tener precaución, en línea con la postura de los ministros socialistas. «Estigmatizar otra vez a las mujeres porque tengan esa baja por tener la regla es poner otra vez el foco sobre nosotras», adujo la número dos del sindicato UGT.

No sé si nos hace un flaco favor a las mujeres

La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas

En cambio en CCOO hay un apoyo generalizado. La secretaria de Mujeres, Igualdad y Condiciones de Trabajo del sindicato, Carolina Vidal, defiende que la salud laboral de las mujeres es distinta a la de los hombres y aplaude la iniciativa para asegurar que las mujeres acuden a sus puestos de trabajo sin dolor en condiciones óptimas.

Por su parte, fuentes de CEOE rehúsan pronunciarse al respecto hasta que no esté listo el texto definitivo de la ley, aunque admiten una negativa de buena parte de las organizaciones empresariales, pero también señalan a Economía Digital ver con buenos ojos que se abordase primero entre los agentes sociales.