El Gobierno estima una creación de 1,5 millones de empleos hasta 2025

La creación de empleo repuntará un 3% este año y la mitad los tres ejercicios siguientes, mientras que el paro disminuirá al 12,8% en 2022 y no bajará del 10% hasta 2025

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con la ministra de Economía y vicepresidenta primera Nadia Calviño (d). EFE/ J.J.Guillén

Moderación de la creación del empleo en el horizonte de 2022 a 2025. El Gobierno pronostica que la generación de empleo lograda este año ante la buena evolución del mercado laboral tras la aprobación de la reforma laboral y pese al impacto de la inflación y la guerra de Ucrania se reduzca a la mitad los tres ejercicios siguientes, aunque prevé la creación de 1,5 millones de empleos adicionales hasta 2025.

Estas son las proyecciones principales en torno al mercado laboral que contempla el Gobierno, recogidas en el Programa de Estabilidad 2022-2025 publicado y remitido a Bruselas este viernes, en el que destaca que las medidas adoptadas durante la crisis y la reforma laboral aprobada recientemente han permitido consolidar una senda de descenso gradual de la tasa de paro, que se situará por debajo del 13% en 2022 y continuará hasta alcanzar el 9,6% en 2025.

Según le traslada el Ejecutivo a la Comisión Europea, la «rápida recuperación del empleo tras la crisis del COVID, asentada en la gestión de los ERTE», junto con la aprobación reciente de la reforma laboral, han «consolidado un aumento de la ocupación y una mejora de la ratio empleo/PIB con respecto al pasado». «Esta tendencia se mantendrá durante los próximos cuatro años, con la creación de 1,5 millones de empleos adicionales», estima.

El cuadro macroeconómica remitido a Bruselas proyecta una disminución de la tasa de paro desde el 14,8% del año pasado al 12,8% este ejercicio, para moderarse al 11,7% en 2023 y al 10,6% en 2024, de forma que no bajaría de la barrera del 10% hasta 2025, cuando se situaría en el 9,6%. Sin embargo, conforme a sus previsiones el empleo crecerá un 3% este año, pero prácticamente la mitad los tres años siguientes (1,7%, 1,8% y 1,5%).

Lo cierto es que el mercado laboral ha conseguido esquivar en los últimos trimestres el impacto de las distintas olas de la pandemia y, por el momento, la incidencia de la crisis energética y la alta inflación agravada por la guerra de Ucrania, aunque en marzo sí se vio afectado por la huelga del transporte, tal y como ha señalado la vicepresidenta Nadia Calviño en la rueda de prensa de presentación del nuevo cuadro macroeconómico y de la senda fiscal.

España seguirá disminuyendo la tasa de paro y registrando un alza del empleo, así como de las horas efectivamente trabajadas, que subirán un 3,4% este año y un 3,3% el siguiente, para moderarse al 1,9% y el 1,6% los dos siguientes ejercicios. La EPA del primer trimestre arrojó un la destrucción de 100.200 empleos y el aumento del paro en más de 70.000 personas.

Aumento de la productividad

Por su parte, la productividad por hora también irá registrando tasas de crecimiento positivas a lo largo de todo el período, permitiendo contener el crecimiento de los costes laborales unitarios y, con ello, minimizando posibles pérdidas de competitividad de las exportaciones españolas, según certifica el Gobierno a Bruselas.

En detalle, la productividad por hora subirá un 0,8% este año, para moderarse al 0,2% el que viene, volver a subir al 0,5% en 2023 y contenerse al 0,3% en 2025.Mientras, la remuneración por asalariados estimada subirá un 3,2% este año, el 2,9%, el 1,6% y el 1,7% los tres ejercicios siguientes.

Según el Gobierno, al dinamismo propio del mercado laboral se sumará el impulso propiciado por la ejecución de inversiones con fondos del Plan, que impulsarán la demanda empresarial, la calidad del empleo creado en la nueva economía verde y digital, así como la cualificación de la población activa, con una especial incidencia en los jóvenes.

El mercado laboral registra a comienzos de 2022 sus mejores cifras desde 2008, pero con una estructura económica «muy diferente y desequilibrios macroeconómicos en vía de corrección», detalla el documento, que apunta que el número de ocupados en España se situó en 20.084.700 personas en el primer trimestre de 2022, el mayor nivel en el mismo periodo desde 2009, según la Encuesta de Población Activa (EPA). En consonancia, el desempleo se sitúa en el 13,6% de la población activa, su menor tasa en un primer trimestre desde 2009.

A pesar de que los principales indicadores del mercado laboral son semejantes a los de 2008, el Gobierno asegura a Bruselas que la economía española cuenta ahora con «fundamentos más sólidos«. Entre los factores, apunta que la cuenta corriente ha pasado a arrojar saldos superavitarios de forma sistemática, permitiendo reducir la posición deudora de la posición de inversión internacional neta. Asimismo, la deuda privada se encuentra en un nivel 60 puntos porcentuales de PIB inferior al que registraba en 2008, lo que refleja una «mejora en la solvencia de hogares y empresas».

Por otro lado, la temporalidad y el número de jóvenes parados son menores a los de hace 14 años y, todo ello, contando con un sector de la construcción que ha reducido su peso en el PIB a la mitad frente a los registros de 2008, reza el documento.