Hacienda reanuda la guerra fiscal contra Ayuso

María Jesús Montero ha acusado a la presidenta de la Comunidad de Madrid de hacer "populismo fiscal" tras anunciar la eliminación de tributos propios en la región

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, atiende a la prensa tras reunirse por vía telemática con las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, para abordar el reparto territorial de los fondos europeos que recibirá España este año. EFE/Chema Moya

En la imagen, la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, atiende a la prensa. EFE/Chema Moya

El anuncio realizado ayer por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de eliminar los tres últimos impuestos propios que quedaban en la región ha sido el detonante perfecto que han visto en Moncloa para reanudar la guerra fiscal contra el gobierno madrileño.

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha recriminado la posición de la presidenta madrileña con estos impuestos y le ha acusado de hacer «populismo fiscal», toda vez que la Comunidad de Madrid será la única autonomía sin tributos propios.

En este sentido, Montero ha restado importancia a lo que la Administración deje de recaudar con la eliminación de esos tributos madrileños (unos 3 millones de euros), sino que ha recalcado que lo preocupante es que se ejerza un «populismo fiscal» que Ayuso lleva «como bandera», y ha recordado que ha recibido 16 millones de financiación del Gobierno socialista.

Ayuso anunció este miércoles la supresión de los tres únicos tributos que quedaban vigentes en la región: el impuesto de instalación de las maquinas recreativas al quedar obsoleto como consecuencia de la creación de una nueva figura fiscal de carácter estatal sobre el juego de apuestas; el impuesto sobre depósitos de residuos, solapado por el nuevo impuesto estatal, y el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) que ya estaba rebajado al 0% desde 2009.

Compara el «nacionalismo» de Ayuso con el catalán

En este nuevo choque entre Moncloa y la Comunidad de Madrid en materia fiscal Montero ha ido un paso más allá al comparar el “nacionalismo” de Ayuso con el catalán cuando algunos políticos dicen el “eslógan” del “España nos roba”. «Ese populismo es muy malo para la sociedad», ha enfatizado.

«Los madrileños siempre han vertebrado España y, por tanto, no tendría ningún tipo de sentido de que ahora, desde la propia capital de España, asistiéramos a elementos diferenciadores que pusieran realmente en aprietos al resto de territorios que a lo que aspiran es a tener recursos suficientes y servicios públicos de excelencia», ha manifestado.

Por ello, ha indicado que el Ejecutivo lo ha de combatir mediante la «pedagogía fiscal», puesto que «los servicios públicos son la garantía de seguridad de los ciudadanos» y «con los impuestos se paga el que tener una sociedad que sea justa para todos», con sanidad pública, educación gratuita y un sistema de pensiones. Ha defendido una vez más la importancia de que «cada uno aporta según su capacidad y recibe en lo básico según su necesidad«.

Pide equidad en las cargas entre territorios

Frente a la defensa de impuestos bajos de Ayuso, Montero ha hecho hincapié en que «no son los territorios los que pagan impuestos, son las personas» y, por ende, sostiene que tiene que haber una «cierta equidad en las cargas fiscales que los ciudadanos españoles tengan en el conjunto del país».

A este respecto, ha insistido en la relevancia de evitar situaciones en las que “un territorio, por ejercer más capitalidad o centralidad, tenga más capacidad económica frente a otros que están obligados a sobreesforzarse para que no haya una fuga de capitales, negocios o personas con ese reclamo fiscal”.

Por último, Montero ha trasladado la intención de Gobierno de tener listo un nuevo modelo de financiación de las carreteras antes de que acabe esta legislatura, con el que prevé convertir el sistema en uno más progresivo para los ciudadanos.

Garzón denuncia los «nexos» del PP con el juego

Además de Montero, otro ministro ha arremetido contra Ayuso por la eliminación de los impuestos. El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha criticado que el PP haya rebajado impuestos a actividades de juego en «muchas comunidades durante la pandemia», en alusión a Madrid y Andalucía.

Garzón ha denunciado la financiación por parte del multinacionales del juego «muy poderosas» de comunidades autónomas a través del juego vía impuestos, así como los «nexos» y vínculos de dirigentes del PP con el mundo del juego, según ha indicado en una entrevista en Radiocable recogida por Economía Digital.

Se ha referido al exministro de Justicia, Rafael Catalá, actualmente»«un alto directivo de una multinacional de juegos de azar» y al también al consejero de la Comunidad de Madrid, Enrique López, al que ha aludido como «sustituto (de Catalá) en el ámbito de la justicia en el organigrama de PP, que tiene competencias de juego en la Comunidad de Madrid».

Guerra fiscal: impuesto a Madrid y armonización fiscal

La guerra fiscal entre comunidades autónomas y partidos políticos parece retornar tras un muy breve descanso estival desde que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, apoyara la propuesta del ‘president’ de la Generalitat, Ximo Puig, de estudiar un impuesto a las rentas altas de la Comunidad de Madrid para compensar al resto de autonomías el efecto capitalidad.

Montero fue clara negando que se esté estudiando un gravamen de este tipo, pero anteriormente ya avanzó al inicio del año su intención de armonizar los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones y Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados acusando directamente a la Comunidad de Madrid de ‘dumping fiscal’, eso sí, una vez los expertos encargados de la reforma fiscal publiquen sus conclusiones en febrero de 2022.

Una de las regiones más beligerantes contra la pretendida armonización fiscal del Gobierno es precisamente la Comunidad de Madrid, cuya presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ya avisó en su último encuentro con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la Moncloa que la región acudirá al Tribunal Constitucional “y donde haga falta” para evitar dicha armonización. 

Ayuso defiende que si hay presidentes autonómicos que se quejan de los bajos impuestos de Madrid, que sean ellos los que reduzcan los impuestos, y rechaza una “fiscalidad a la carta para contentar a los independentistas”.  Tras las palabras de Ayuso, Montero defendió la política fiscal pretendida por el Ejecutivo en línea con la corriente internacional, y sostuvo que la autonomía fiscal es “intrínseca” al Estado de las autonomías pero ello es compatible con “cierta armonización” que “en ningún c aso supone una subida o bajada de impuestos”. 

Según Montero, las CCAA mantendrán su autonomía fiscal en los impuestos fijados y, eso sí, pide “lealtad institucional” y no caer en la “incoherencia” de acometer una política de bajos impuestos pero luego exigirle al Estado más dinero y por consiguiente una subida de impuestos. 

Fuentes gubernamentales señalan que será en el marco de la financiación autonómica que el Gobierno prevé acometer tras el verano donde se decidirán cuáles son las figuras fiscales que los territorios van a tener cedidas y las otras que se incluirán en un marco de armonización, como Sucesiones, Donaciones y Patrimonio. La batalla entre el Estado y la Comunidad de Madrid podría dirimirse en los tribunales.