Los extranjeros compran menos viviendas en España pero más caras

El 11,3% de las compras de vivienda en 2020 fueron de extranjeros, frente al 12,6% de 2019, aunque adquirieron viviendas de mayor precio

Compraventa de vivienda

Compraventa de viviendas

Las consecuencias económicas de la crisis del Covid hicieron mella en el mercado inmobiliario, tal y como se refleja en el desplome del 16,7% de las compraventas en España en 2020, hasta las 419.898 transacciones, debido sobre todo al retroceso de la vivienda usada (-18,7%), mayor que el de la nueva (-7,3%).

Muchos españoles tuvieron que aplazar o descartar la adquisición de una vivienda el año pasado, si bien esta circunstancia también se dio entre los extranjeros, y es que las restricciones de movilidad derivadas de la crisis sanitaria han intensificado el descenso de los últimos años del peso extranjero en la compra de vivienda.

Según los últimos datos del Colegio de Registradores, en 2020 el 11,3% de las compras de vivienda han correspondido a extranjeros, frente al 12,6% de 2019, alcanzando las 47.500 operaciones, frente a las 63.000 operaciones de 2019.

Menor compraventa, pero de mayor precio y más grandes

Pese a disminuir las compraventas, estas han sido de un mayor precio, ya que el 7% del total de compras de vivienda realizadas por extranjeros presentaron un importe igual o superior a los 500.000 euros (6,1% en 2019). El 34,3% de estas compras correspondieron a nacionalidades no comunitarias, frente al 36,1% de 2019.

Además, la hipoteca media de los extranjeros en 2020 subió un 6,3%, hasta 142.603 euros, frente a la hipoteca media general, que fue de 131.935 euros, con un incremento del 3,8% sobre el año anterior.

El tipo medio de interés en 2020 alcanzó el 2,2% y el plazo medio de contratación fue de 23 años y 11 meses. Con los datos anteriores, la cuota hipotecaria media para vivienda en 2020 fue de 591 euros, similar a 2019. El porcentaje medio de dicha cuota sobre el salario fue del 31% (+0,6%). Por CC.AA. destacó la situación de Baleares (49,4%), seguida de Madrid (36,3%) y Cataluña (34,35).

A nivel general se suscribieron en España 339.794 hipotecas sobre vivienda el año pasado, con un descenso del 5,8%. De ellas, solo el 5,5% de las hipotecas constituidas sobre vivienda han sido formalizadas por extranjeros, cerca de las 19.000 hipotecas, por debajo de las 23.000 de 2019. 

Sigue el interés por zonas turísticas

Lo que se ha mantenido es el interés por las mismas zonas, ya que las comunidades autónomas con mayores pesos de compra por extranjeros coinciden nuevamente con las de gran actividad turística, encabezada por Baleares, con el 29,6%, seguida de Comunidad Valenciana (23,3%) Canarias (22,8%), y Murcia (18,5%).

Predominan los británicos en la mitad de las provincias andaluzas, así como en Murcia y Alicante, mientras que los alemanes se decantan por Baleares. Los italianos son los extranjeros mayoritarios en las provincias de Canarias y en La Coruña.

De su lado, los rumanos son los extranjeros más compradores en muchas provincias de la España interior y también en las del Norte. Los marroquíes, como es esperable, son mayoritarios entre los extranjeros en varias provincias de Andalucía y Extremadura, además de otras del norte de España.

Buscan viviendas más grandes y se quedan más tiempo

Los extranjeros también buscaron, al igual que los españoles, viviendas más grandes tras las semanas de confinamiento. El 52,2% de las compraventas del último año han contado con una superficie superior a los 80 metros cuadrados, frente al 50,5% de 2019.

En el resto de tamaños analizados disminuyeron: los pisos con superficie entre 60 y 80 metros cuadrados supusieron el 28,0%, los pisos con superficie entre 40 y 60 metros cuadrados un 16,4% y los de superficie inferior a 40 metros, un 3,4%.

Los datos del Colegio de Registradores muestran también de nuevo aumentó el período medio de posesión, llegando a 15 años y 9 meses en 2020, máximo de la serie histórica, con un incremento del 4,2% con respecto a 2019. Desde el mínimo histórico de 2009, 7 años y 4 meses, el período se ha duplicado.