La morosidad de la banca subirá al 4,5% en 2023

La consultora EY prevé que el volumen de financiación bancaria a empresas y familias caerá un 1,3% en 2023

Banco de España

Banco de España. EFE.

EY ha lanzado un aviso: la tasa de morosidad de la banca cerrará 2022 con una subida del 3,9% y alcanzará el 4,5% en 2023. Esta es una de las principales conclusiones de un informe que ha publicado este lunes la consultora sobre la evolución futura de los créditos. La compañía también ha pronosticado de que el volumen de financiación bancaria a empresas y familias caerá este año en España un 0,2% y un 1,3% en 2023 debido al deterioro de la demanda por la crisis energética, la débil confianza del consumidor y la elevada inflación.

En cuanto a la morosidad, la previsión empeora de cara a los próximos ejercicios. EY considera que irá creciendo de forma paulatina hasta alcanzar el 5,5% en 2026, cifras que están lejos del máximo histórico del 13,61 % que se registró en diciembre de 2013, en el peor momento de la última crisis económica y financiera, según ha informado Efe. Por líneas de actividad, se espera que los préstamos a empresas no financieras se reduzcan el próximo año un 2%, los créditos al consumo, un 1,1% y las hipotecas, un 0,6%.

La vivienda en España, más expuesta

Dentro de esta última cartera, el estudio considera que la estructura de las hipotecas españolas, que están referenciadas en su mayoría a un tipo de interés variable, hace que el mercado nacional de la vivienda esté más expuesto a la subida de los tipos de interés que muchos otros países de la eurozona. Debido a esta circunstancia, el Gobierno ha anunciado medidas para apoyar a las personas con dificultades y unas condiciones que faciliten el cambio a contratos a plazo fijo, recuerda la consultora.

vivienda

El socio responsable del sector financiero de EY España, Pedro Pérez, ha señalado que aún se desconoce el impacto que puede tener la desaceleración económica y el probable incremento de la morosidad en las cuentas de las entidades financieras, aunque cree que están mejor preparadas que hace unos años para afrontar estos problemas.

Recesión de las principales economías

El documento también pronostica que las principales economías de la zona del euro entrarán en recesión el próximo año. En el caso de España, el estudio ve «probable» que el producto interior bruto (PIB) se contraiga ya en el último trimestre de 2022 y de nuevo en los primeros meses de 2023, entre otros motivos por el debilitamiento del turismo procedente de los países más afectados por las crisis.

El informe también resalta que, en comparación con otros países europeos, España está menos expuesta a la posible escasez de gas, aunque eso no quita que los altos precios de la energía, el debilitamiento de la confianza de los consumidores y la elevada inflación hagan que la economía pueda caer en recesión este invierno, pero con una previsión de crecimiento del PIB en 2023 del 0,8%.

Igual que en el resto de los principales países de la zona del euro, se espera que todas las carteras crediticias vuelvan a crecer en 2024, un 1 % las hipotecas; un 2,6 % los créditos al consumo y un 2,8 % los préstamos a las empresas, con lo que el incremento global sería del 2 %.