Así serán los nuevos peajes en autovías y autopistas a partir de 2023: llevaremos una pegatina y pagaremos por kilómetro

El Ministerio de Transportes deja para más adelante el pago por cada kilómetro recorrido, mientras crecen las críticas por parte de Unidas Podemos

En la imagen, la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, en el peaje de La Roca del Vallés (Barcelona). EFE/ Quique García

El Gobierno de Pedro Sánchez ya ha definido la estrategia para comenzar a cobrar por el uso de las autovías a partir de finales del año 2023. El nuevo proyecto arrancará con un modelo de viñeta, que obligará a los conductores a abonar una cantidad fija de dinero para hacerse con esta pegatina que deberán colocar en el vehículo para circular por todas las vías de alta velocidad.

El Ministerio de Transportes ha apostado por esta fórmula para iniciar este nuevo cambio en el modelo de financiación de las carreteras, después de que vayan venciendo las principales concesiones de las autopistas. Sin embargo, el objetivo pasa por aprobar posteriormente un sistema que permita el cobro por cada kilómetro recorrido, según ha publicado El Confidencial.

Con esta hoja de ruta de dos pasos, el equipo de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, comenzará ya en el primer tramo del 2022 las negociaciones con los empresarios y sindicatos para tratar de conseguir que se sumen al plan. La meta está fijada en comenzar a cobrar por este servicio en un plazo de cerca de 24 meses, cuando haya terminado la legislatura.

El pago por las vías de alta velocidad es uno de los proyectos que el Gobierno coló en el documento que remitió a Bruselas cuando solicitó los fondos europeos de recuperación después de la pandemia de coronavirus. En el plan, se comprometió con Bruselas a establecer un mecanismo para sufragar los costes en infraestructuras en el que prime la idea de ‘el que contamina paga’.

El nuevo modelo supondrá que los conductores de los turismos podrán pagar de media cerca de un céntimo por cada kilómetro recorrido. Es una cantidad notablemente inferior a la que actualmente se percibe por las autopistas que todavía tienen peajes, aunque comenzará a aplicarse también, previsiblemente, en autovías que hasta ahora eran gratuitas.

El pago por las carreteras divide al Gobierno

El pago por las carreteras se ha convertido en el enésimo motivo de fricción en el seno del Gobierno. La propuesta la ha ideado el bloque socialista, pero la fórmula escogida ya ha provocado un fuerte enfado entre la bancada de Unidas Podemos que teme que acabe perjudicando a la clase trabajadora.

La formación morada lleva mostrando sus dudas con este sistema desde que salió a la luz en el mes de mayo en plena solicitud de los fondos europeos. Consideran que la decisión de abonar dinero por cada kilómetro no es un tributo progresivo, por lo que puede golpear especialmente a los empleados y transportistas que usan estas vías para ir a trabajar.

“Nosotros no apoyaremos ninguna medida que haga pagar a la gente trabajadora. O se mantienen gratuitas, o se exime del pago a rentas bajas y medias, a transportistas y otros profesionales”, advirtió en Twitter el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique.